José "Tito" Rodríguez

El coach boricua José Rodríguez le imparte instrucciones a un lanzador de los Atenienses de Manatí.

José “Tito” Rodríguez se ha mantenido ligado al béisbol juvenil en el estado de la Florida por los pasados 19 años.

Presenció de cerca la fructífera carrera de su hermano y miembro del Salón de la Fama, Iván “Pudge” Rodríguez, a quien acompañó y ayudó a lo largo de 21 temporadas en las Grandes Ligas, que lo hicieron ganador de 13 Guantes de Oro y una Serie Mundial.

Pero existió un nivel que nunca había alcanzado hasta que resurgieron este año los Atenienses de Manatí en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (Lbprc).

“Esta es mi primera oportunidad en el béisbol profesional en cualquiera de sus ramas”, expresó Rodríguez a EL VOCERO.

“De verdad que es una experiencia increíble para mí y de mucho crecimiento profesional”, indicó el bullpen coach de la novena que hace su regreso al béisbol invernal por primera vez desde la temporada 2012-13.

Rodríguez —quien forma parte del cuerpo técnico liderado por el piloto Héctor “Boliche” Ortiz— siempre conoció los deseos del actual propietario Javier Hernández de administrar una franquicia de béisbol profesional. A partir de ahí se concretó su sueño.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Iván se me acercó y viajé a Texas para hablar con Boliche. No le pude decir que no. Esto es algo especial y con mucho gusto lo hago”, comentó el puertorriqueño, quien trabajó varios años con la selección Sub-17 de Estados Unidos en la zona de Florida.

Además de la oportunidad que goza en estos momentos, el hermano mayor de Pudge entró a su primer año con el equipo de béisbol de la escuela Keysgate Charter en Homestead, Florida.

Previo a eso, laboró por 14 años entre la escuela Saint Brendan Catholic High School y Calvary Christian Academy, ubicadas en Miami y Fort Lauderdale, respectivamente. También posee la TR Baseball, una organización que viaja constantemente a competir con peloteros entre las edades de 13 a 18 años.

“Todo sueño de uno es llegar al béisbol profesional y trabajar. Lo hice por muchos años con Iván y ahora esta oportunidad es especial. Cada día uno aprende y sería bueno encaminar a los muchachos a ser humildes, trabajar duro y jugar este juego que nos gusta tanto”, puntualizó Tito.