Belmont Horse Racing

Robin Smullen monta a Tiz the Law durante un entrenamiento el jueves en Belmont Park.

No habrá autobuses repletos de aficionados que buscarán atestiguar si un caballo criado en Nueva York puede hacer historia en Belmont. En cambio, habrá carretadas de expectativas en la carrera del sábado, sobre este ejemplar considerado favorito para llevarse la Triple Corona.

Hace 17 años, Jack Knowlton y los otros dueños de Funny Cide llenaron varios autobuses escolares y se dirigieron al Belmont Park de Nueva York con la esperanza de ver que el caballo conquistara la victoria que habían soñado en el hipódromo que era su casa.

Jamás ocurrió.

Ahora, Tiz the Law luce como el mejor tresañero del mundo, y podría aportar esa huidiza corona a sus dueños y al entrenador Barclay Tagg.

Hará falta un desempeño espectacular por parte de cualquiera de los rivales en un grupo que luce disminuido para evitar que Tiz the Law se convierta el sábado en el primer caballo criado en Nueva York que se imponga en Belmont en más de 130 años. Una victoria pondría a Tiz the Law en muy buena posición, de cara al Derby de Kentucky.

“Barclay no tiene muy a menudo caballos como Funny Cide o Tiz the Law, pero cuando lo consigue, cuenta con una gran oportunidad y busca aprovecharla”, dijo Knowlton. “Por fortuna, Tiz the Law es el tipo de caballo que parece mantenerse sereno. Es muy fácil trabajar con él... Todas las señales nos indican que ha estado muy bien en el año. Ojalá que pueda continuar esto en Belmont”.

Tiz the Law se impuso en sus dos carreras de este año por siete largos y un cuarto en forma combinada, incluso en el Derby de Florida, el 28 de marzo. Es el más destacado en Belmont, luego de las lesiones de Nadal y Charlatan —entrenados por Bob Baffert—, así como de otras deserciones en un año en que la pandemia de coronavirus pospuso el Derby de Kentucky al 5 de septiembre y el Preakness al 3 de octubre.

“Desde enero, Tiz the Law ha sido el mejor tresañero básicamente, y sigue siéndolo”, comentó el martes Jerry Bailey, ex jockey y actual analista de NBC Sports. “Podría haber sido favorito en cualquier carrera de la Triple Corona que se disputara primero, así que tendremos a una superestrella a la que hay que ver el sábado”.

El calendario de este año dista de lo ordinario. Se ha alterado el orden tradicional de las carreras de la Triple Corona.

Normalmente, Belmont se disputa a una milla y un octavo en vez de milla y media, y es la tercera carrera. Ahora, será la primera joya de la Triple Corona, algo que jamás había ocurrido.

Pero Tagg, de 82 años, tendría a Tiz de Law preparado para este momento.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Barclay Tagg es un entrenador muy experimentado y talentoso, y pienso que, una vez que supo más o menos cuál era el calendario, se comenzó a concentrar en esto”, consideró el rival Todd Pletcher, quien desafiaría a Tiz the Law con Dr Post y Farmington Road. “Me parece que el caballo está entrenando de manera sensacional. Se ve grandioso en la pista. Pienso que este escenario no ha sido el ideal para nadie, pero no tengo duda de que Barclay tendrá a su caballo listo para correr”.

Tagg tuvo listo a Funny Cide en 2003, cuando ganó el Derby y Preakness, antes de finalizar tercero en Belmont. Aprendió también una lección de Funny Cide, que corrió quizá demasiado rápido durante su último entrenamiento para Belmont.

En cambio, Tagg limitó el fin de semana a Tiz the Law, que realizó una actividad más bien relajada.

Quizás eso es también producto de las diferencias en el temperamento de los dos caballos, dijo Tagg.

“Tiz es más maleable”, explicó. “Funny Cide era pura velocidad. No era posible detenerlo”.

Knowlton recuerda que Robin Smullen, el asistente de Tagg, fue el único que pudo manejar al terco Funny Cide. Ahora, el jinete boricua Manny Franco puede maniobrar con facilidad a Tiz the Law a lo largo de toda la pista.

“Es un caballo diferente en todo”, comentó Knowlton. “Es menos dominante, más fácil de manejar, hace todo lo que uno quiera”.

Ello quedó claro en el Derby de Florida, donde Franco guio a Tiz the Law desde el lugar en que acechaba hacia un sprint que le permitió rebasar a los demás en la recta final.

“Él hace mi trabajo más fácil”, dijo Franco sobre Tiz the Law, que sería el primer potro criado en Nueva York en ganar Belmont desde que Forrester lo consiguió en 1882. Ello completaría también la Triple Corona personal de Tagg.

Knowlton espera que ello permita que el experimentado entrenador sea considerado como candidato para llegar al Salón de la Fama.

Seguramente sus argumentos se reforzarán si Tiz the Law domina en Belmont y posiblemente la Travers Stakes en Saratoga a comienzos de agosto. Luego, vendrá la carrera de las rosas en Churchill Downs, pero no en los albores de la primavera, sino meses después, durante un año atípico para todas las actividades, incluido el hipismo.