Buzzer Beater

Tres jugadoras del Colegio San Benito, de Mayagüez, celebran un punto ante Inmaculada. 

El Colegio San Benito, de Mayagüez, prevaleció en el duelo de la Sultana del Oeste, mientras que Rosabell, de Guaynabo, dio el tablazo para avanzar al Sweet 16 de la categoría junior femenino de la Copa Buzzer Beater que se celebra en el complejo deportivo AVOLI, de Toa Baja.

El conjunto mayagüezano dominó 25-20, 27-25 a Inmaculada de Mayagüez para también ponchar su boleto a los octavos de final del certamen nacional en dicha categoría.

“Para nosotros es un privilegio poder entrar a los mejores 16 de Puerto Rico. Hemos trabajado duro para llegar hasta aquí y gracias a Dios lo pudimos lograr”, expresó el dirigente de San Benito, Bryan Santiago.

Por su parte, Rosabell, clasificado número 22, sacó de carrera al Colegio Santa Gema, de Carolina (11), venciéndolas 25-14, 32-30.

“Para mí esta victoria es bien importante porque es uno de los juegos más fuertes que hemos tenido. Hubo puntos importantes que fallamos, pero supimos recuperarnos”, destacó Yeiliz Lopez, de Rosabell.

“Me siento orgullosa de estar con mi equipo en el Sweet 16”, agregó.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

También hubo victorias en la categoría junior femenino para el Colegio Capitán Correa, de Arecibo, Presby, de Carolina, ABA, de Arecibo, Radians, de Cayey, y Adianez, de Guaynabo.

Presby superó 25-17, 27-25 a Christian Military Academy, de Vega Baja; ABA dominó 25-11, 25-15 a De Diego, de Carolina; Capitán Correa venció 25-21, 25-17 a Caguas Private School; Adianez ganó 25-15, 25-19 a San Felipe, de Arecibo; y Radians doblegó 25-21, 25-22 a CEM de Barranquitas.

Mientras que el Colegio Sagrado Corazón, de Ponce, tercer clasificado, se empleó al máximo para dominar 22-25, 25-14, 15-11 a Inmaculada, de Manatí.

La Academia Discípulos de Cristo, de Bayamón, otro conjunto favorito en esta categoría, superó sin problemas a Leadership Christian Academy, de Guaynabo, por parciales de 25-11, 25-13.

"Estoy súper contento. El primer juego es el más difícil de un torneo. Pero el equipo vino enfocado e hizo su trabajo para así poder salir por la puerta ancha”, sostuvo el entrenador de Discípulos de Cristo, Julio Meléndez.