Christopher “Pitufo” Díaz es uno de pocos boxeadores que se ha sentado a analizar desde temprano sobre lo que será de su futuro una vez enganche los guantes.

El barranquiteño tiene aún apenas 26 años y un mundo por delante en una carrera como púgil profesional. Suma dos derrotas y ambas las ha vendido muy caras.

La posibilidad de que se convierta en un futuro no muy lejano en campeón mundial sea en las 122 libras o en las 126 son reales, pero eso para él no es una garantía económica para él y para su activo más importante: su esposa Brengelee Torres, y sus hijas Zuleiry (5 años), y las gemelas Marina y Valentina Díaz, de dos años de edad.

Así las cosas, el apodado “Pitufo”, que tiene marca profesional de 26-2 y 16KO’s, ahora espera anestesiar a la competencia en el negocio del lavado de autos en la Florida Central, en donde reside desde hace a penas un año y medio.

Díaz, que viene de una victoria por decisión unánime el pasado mes de junio en “La Burbuja” del hotel MGM Grand de Las Vegas, le ha dado rienda suelta a su compañía “Díaz Detailing”, la cual atiende en su tiempo libre y que le ha ayudado económicamente a batallarse en tiempo de pandemia.

“En verdad yo no puedo espera de tres a cuatro meses por que surja un rival”, expresó Díaz. “Viendo esta realidad y pensando en los sueños que tengo con mi familia, me pregunté ¿qué cosa yo podía hacer y que no me tomara mucho tiempo?. Algo que hiciera tres veces en semana al tiempo que entreno. Algo que me mantenga en condición y con dinero en mano. Así que empecé con el negocio del lavado de autos y la verdad, estoy sorprendido. Me va súper bien”, dijo con gran optimismo el púgil que en el 2018 intentó sin éxito agenciarse la corona super pluma (130 libras) de la Organización Mundial de Boxeo al ser vencido por el japonés Masayuki Ito en otra cerrada contienda.

En días recientes, otro boricua, el receptor de los Indios de Cleveland, Roberto “Bebo” Pérez, le giró una llamada a Pitufo. Quería poner en la ahora apretada agenda de lavados del boxeador a su veloz Lamborghini y otra gran pieza de colección.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Bebo” Pérez me texteo y ya es un cliente más. Ya puedo decir que ¡estoy en las Grandes Ligas!, y aún esto está comenzando”, exclamó con una gran sonrisa.

“Poco a poco voy aprendiendo más de este negocio e incluso iré pronto a Puerto Rico para tomar un curso de cerámica coating, un proceso en donde podré cotizar mejor los trabajos. Estoy bien motivado”, sostuvo.

Díaz hizo una inversión mínima y ya llega a donde sus clientes en una van blanca, equipada con todo lo que necesita para dar un servicio a domicilio.

“Ya tengo todo medido. El material que llevo en la guagua me da para dar el servicio de detallado completo a tres vehículos en un día, o seis autos de lavado regular”, añadió.

Pero Díaz, que pelea bajo la insignia de la empresa promotora Top Rank, dejó en claro de que esta nueva pasión no lo distrae de su principal sustento hasta el momento, el boxeo. Precisamente espera que el 2021 le traiga una oportunidad titular.

“Es posible que esté de regreso en febrero. Hay unas fechas que la compañía está trabajando. Lo que yo quiero es una eliminatoria mundial o esperar por una oportunidad titular en las 122 o en 126 libras. Yo estoy listo y el boxeo es mi deporte. Mi cuerpo ha cambiado bastante y me siento que estoy en el mejor momento de mi carrera. Quiero hacerme campeón mundial. De hecho, no le puse el nombre de Pitufo al negocio, porque una cosa es Pitufo el boxeador y lo otro es mi rol como empresario. Estoy muy claro de todo eso y mantengo un balance”, apuntó.

Editor de Deportes

Graduado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Arecibo. Cuenta con más de 22 años de experiencia en el periodismo. Especialista en boxeo y fue analista de este deporte para prestigiosas cadenas como ESPN.