Vimael Machín

El novato pelotero observa una jugada durante el partido de ayer ante los Gigantes de Carolina. 

Vimael Machín se ha encargado de hacer ruido con su madero en su primera temporada en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (Lbprc). 

Seleccionado en 2015 por los Cachorros de Chicago, el novato jugador de cuadro y guardabosque de los Criollos de Caguas finalmente está participando en el béisbol invernal boricua después de varios intentos fallidos con los desaparecidos Senadores de San Juan y recesados Tiburones de Aguadilla. 

“Me gusta (la liga) porque obviamente uno se prepara para la temporada que viene; para ver turnos. Practicar hace la perfección, pero también hay que jugar. Eso te ayuda como pelotero”, expresó Machín a EL VOCERO previo al primer juego de ayer entre Caguas y los Gigantes de Carolina en el estadio Hiram Bithorn. 

Sin contar con la acción de ayer, el versátil jugador estaba entre los primeros diez peloteros con mejor promedio. Bateaba para .350 y en el renglón de cuadrangulares estaba empatado en el tope con su compañero de equipo, Dayron Varona, y el patrullero de los Cangrejeros de Santurce, Reymond Fuentes. 

“No le doy mucha cabeza a eso (a las estadísticas). Lo cojo como otro día, me preparo igual que todos los días y todo se lo dejo a las manos de Dios. Hay que siempre dar la batalla”, comentó el egresado de la Puerto Rico Baseball Academy and High School (Prbahs). 

“Yo siempre trato de ser selectivo. Casi siempre estoy sentado en un lanzamiento. Si me lo tiran, me lo tiraron; si no el turno sigue. Con dos ‘strikes’ es diferente. Tienes que reaccionar, pero me siento bien y voy a seguir batallando”, agregó. 

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Pero además de coger buenos turnos en la caja de bateo, Machín también busca mejorar su repertorio defensivo de cara a su futuro con la novena de Chicago en las Grandes Ligas. 

Y es que Machín se desempeñó en el campo corto en las ligas juveniles. Sin embargo, esa ha sido la posición que menos juega en Estados Unidos. 

“Chicago me puso el año pasado en tercera, segunda, primera, jardinero izquierdo y par de juegos en el siore. Aquí (Lbprc) he jugado segunda, primera y jardinero derecho. He practicado en casi todas las posiciones y me siento cómodo”, destacó el joven, quien estudió criminología con una concentración menor en sociología en Virginia Commonwealth University (VCU). 

Machín comenzó la temporada pasada con los Pelícanos de Myrtle Beach, sucursal Clase A avanzada de los Cachorros. Luego de 33 partidos, fue ascendido a los Smokies de Tenessee filial Doble A. 

Su promedio general de bateo fue de .217, con siete cuadrangulares y 42 carreras empujadas en 360 turnos al bate.