Yankiel Rivera

Yankiel Rivera —aquí posando para EL VOCERO— aseguró que dará el salto al profesionalismo tras los Juegos Olímpicos de Tokio.

GUAYNABO - Yankiel Rivera no hubiese creído hace unos meses que estaría llevando simultáneamente dos peleas apenas a cuatro meses de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Lo que hubiese querido que fuera una rutina enfocada en conseguir su primer boleto olímpico, se convirtió en algo más complicado.

El púgil puertorriqueño vive una ajetreada agenda desde que se unió al frente de batalla contra el covid-19 como digitalizador de datos de vacunación. Una labor que ha combinado con el esfuerzo y la determinación que requiere buscar la clasificación a sus primeras Olimpiadas.

“Estoy trabajando en el Centro de Convenciones entrando información sobre las personas vacunadas contra el covid-19. Es un turno frente a la computadora. Requiere mucho ejercicio mental y me canso. Lo importante es que me gusta y que puedo continuar con mis entrenamientos”, expresó Rivera a EL VOCERO tras una sesión de guanteo en el gimnasio Félix Pagán Pintor, en Guaynabo.

Yankiel Rivera persigue su sueño de asistir a los Juegos Olímpicos de Tokio en el deporte del boxeo. #RumboaTokyo2021

El medallista de bronce panamericano labora —junto a otro centenar de empleados— con la empresa Manpower digitalizando la información de los vacunados contra el covid-19, lo que permite que se conozca el avance del proceso de inmunización en la Isla.

Aun así, Rivera entrena por las mañanas en el estadio Sixto Escobar, en San Juan, y por las tardes en el gimnasio guaynabeño.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Es un poco complicado porque tengo que levantarme muy temprano. Me levanto a las 5:00 de la mañana, entreno, voy al trabajo y cuando salgo a las 4:00 de la tarde, regreso a entrenar. Para los acuartelamientos en Salinas a veces no puedo cumplir. Pero hacemos lo que podemos”, continuó.

“No dejé que la pandemia me detuviera”, manifestó el medallista de bronce en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

El púgil bayamonés busca la clasificación en la división de los 52 kilogramos del torneo de boxeo de los Juegos Olímpicos de Tokio. El clasificatorio se celebrará del 6 al 13 de mayo en Argentina.

“Todo sacrificio trae algo bueno. Yo creo que me he sacrificado bastante. No solo ahora, sino por los siete años que llevo entrenando. Creo que me lo merezco. Lo voy a dar todo para que este sacrificio no sea en vano. La meta es clasificar. Eso es lo primero”, apuntó el púgil, quien al inicio de la pandemia aprovechó para mantenerse entrenando en gimnasios de Estados Unidos, como el del seis veces campeón divisional Floyd Mayweather Jr.

Rivera —quien quedó a una victoria de clasificar a Río 2016— aseguró que esta vez hay una motivación particular: su madre Yasmilinda Figueroa.

“A mí me motiva mi mamá. Ella está loca por verme en las Olimpiadas. Me tiene al palo. De verdad que lo quiero hacer para complacerla a ella y a mí, porque es una meta que tengo”, reveló.

Al igual que Rivera, el resto de la escuadra boricua de boxeo también buscará el boleto olímpico, encabezado por los púgiles Kiria Tapia, Stephanie Piñeiro, Jan Paul Rivera, Ashleyann Lozada y Bryan Polanco.