Crucero

> Archivo / EL VOCERO

Las negociaciones con el proponente preferido para la reparación, expansión, financiamiento, mantenimiento y operación de los muelles de cruceros en la bahía de San Juan podrían culminarse para finales de este año, aseguró el director de la Autoridad para las Alianzas Público Privadas (AAPP), Fermín Fontanés.

Pese a que no se reveló el nombre de la empresa seleccionada, Fontanés mencionó que hace poco más de un mes se encuentran negociando el contrato. La concesión del mismo será por 30 años y tiene estimada una inversión de $250 millones por la empresa para mejoras infraestructurales. Así también se proyecta un impacto económico ascendente a sobre $20,000 millones y que se triplique el número de visitantes.

“Se ha seleccionado a un proponente preferido con quien estamos tratando de negociar un acuerdo. Estamos en un proceso competitivo todavía y no es una selección oficial, por lo que preferimos no vamos a decir cuál es la compañía. La transacción que se está negociando es a 30 años y lo que buscamos es un operador que no solo maneje los puertos turísticos, sino que también invierta y haga mejoras”, comentó.

Fontanés explicó en medio de la conferencia de prensa que la APP de los muelles de cruceros responde a una propuesta no solicitada que fue emitida por la empresa Global Ports Holdings y cuya estructura legal será parecida al contrato de arrendamiento del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín.

Global Ports Holdings, aparte de someter la propuesta, resultó preseleccionada junto a los consorcios Puerto Rico Cruise Terminals Partners y San Juan Cruise Terminals Partners tras haberse completado el proceso de solicitud de cualificaciones (RFQ) en noviembre del año pasado.

“Esta decisión será tomada por un comité de alianza que ha sido previamente asignado, no es la AAPP, ni la Autoridad de los Puertos (AP). Nuestra idea es concluir la negociación para el último trimestre del año actual, pero el hecho de tener un proponente preferido no nos obliga necesariamente a cerrar la transacción si no cumple nuestras expectativas. Es una transacción bien compleja”, comentó el ejecutivo.

La alianza supone que la empresa seleccionada construya un nuevo terminal en los muelles 11 y 12 para poder recibir cruceros o embarcaciones de mayor tamaño y que no tengan contrato preferencial con la AP. Estos muelles se encuentran cerrados desde hace más de una década por su extremo deterioro y se proyecta que su reconstrucción se complete en los próximos cinco años.

Fontanés enfatizó que están en desventaja en los procesos de negociación dada la compleja crisis fiscal que enfrenta el gobierno y la AP, tanto como por las intervenciones de la Junta Federal de Control Fiscal. Actualmente, la AP mantiene una deuda con sus acreedores que sobrepasa los $450 millones.