vr-05-31-023-retiradosft.jpg

José  Carrión, presidente de la Junta Federal de Control Fiscal, al frente, junto a otros miembros en su más reciente reunión pública en la Isla, al principios de mayo.

La Junta Federal de Control Fiscal (JFCF) llegó a un acuerdo con algunos tenedores de bonos del gobierno central para reestructurar unos $3,000 millones en deuda garantizada que se emitió previo al 2012.

El acuerdo incluye un recorte de deuda para bonistas agrupados en la Coalición de Deuda Constitucional Legítima (CDCL), que incluye a acreedores con bonos de las obligaciones generales (GO´s) y de la Autoridad de Edificios Públicos (AEP), con una recuperación de 64% de cada dólar.

Según dispuesto en el documento presentado por el ente federal, los bonistas participantes en el acuerdo recibirán nuevos bonos y dinero en efectivo. Los acreedores que posean deuda inconstitucional y que estén dispuestos a negociar, podrían recibir hasta 59 centavos. Asimismo, detalla el pago de 9 centavos de dólar al resto de la deuda del gobierno central, entre los que se incluye a otros bonistas no asegurados.

El acuerdo anunciado ayer en la noche, junto con el reciente acuerdo preliminar del Comité Oficial de Retirados del Gobierno (COR) –con reclamos de $55 mil millones en beneficios de pensión-, entre otros, brindan a Puerto Rico la ruta para encarrilar la reestructuración consensuada “y emerger del proceso establecido en el Título III de Promesa”, indicó la junta fiscal.

“El acuerdo con los acreedores y el acuerdo con el COR y los sindicatos son un hito para Puerto Rico en el camino hacia un futuro con pagos sostenibles de la deuda, pensiones seguras y la estabilidad fiscal”, señaló José Carrión, presidente de la junta fiscal, quien también destacó que un plan de ajuste proporcionará confianza a los inversionistas.

De acuerdo con el documento, el acuerdo entablado por la junta con los acreedores “es un reconocimiento de los bonistas y otros sectores con reclamaciones contra el gobierno de que la difícil situación financiera que atraviesa Puerto Rico requiere una reducción significativa de su deuda a niveles sostenibles”.