Economía

Los paquetes de estímulo económico por el Covid-19 y la aceleración en la inversión de fondos federales podrían ayudar a despuntar el crecimiento de la economía. >Suministrada

Los estragos económicos ocasionados por la pandemia de coronavirus (Covid-19) en la Isla recrudecieron la situación económica que atraviesa Puerto Rico desde hace más de una década y dieron paso a una severa crisis de la que será imposible recuperarse en 2021, de acuerdo con economistas entrevistados por EL VOCERO.

El economista José Joaquín Villamil, presidente de la Junta de Directores de la firma Estudios Técnicos, indicó que la economía local reflejará durante este año una leve mejoría en comparación con 2020, pero se mantendrá contraída.

“El 2021 será más o menos igual que el 2020 en términos económicos. Prevemos que se experimentará una contracción de 0.9% de la economía en este nuevo año. Esto es mejor que la contracción de 4.4% que estimamos para el cierre del 2020, pero sigue siendo una contracción”, comentó.

Villamil recalcó que la proyección para este nuevo año —aunque a la baja— es optimista y dejó claro que estará potenciada por los cerca de $5,000 millones que podría estar recibiendo Puerto Rico en la segunda ronda de estímulo económico federal por el Covid-19, así como por la aceleración en la inversión de los fondos del Programa de Desarrollo Comunitario para la Recuperación de Desastres (CDBG-DR).

A diciembre de 2020, de $60,000 millones asignados para la reconstrucción luego del huracán María en 2017, $39,000 millones han sido obligados, pero se han desembolsado poco menos de $18,000 millones.

Villamil proyecta, además, que la recuperación económica de la Isla será lenta y que tardará más en comparación con otros países. “Va a tardar más la recuperación en Puerto Rico porque venimos de 15 años sumidos en una severa contracción económica. Estados Unidos, por ejemplo, se recupera sin tener que hacer grandes cambios en su aparato institucional; acá hay que reconstruirlo totalmente”, acotó.

No obstante, aseguró que la segunda mitad de 2021 podría tener un mejor desempeño si en el primer semestre el gobierno alcanza a vacunar contra el Covid-19 a la mayor parte de la población y se reducen significativamente los contagios.

Con esto también concuerda el economista Gustavo Vélez, quien señaló a EL VOCERO que la recuperación será gradual en el segundo semestre del año si se aumenta significativamente la vacunación, se acelera la inversión con los fondos federales de reconstrucción y se implementa un cambio en la estrategia económica del País.

“De ser así, la segunda mitad del 2021 será mejor que la primera, pero la economía seguirá estando débil. El crecimiento que pueda registrarse estará entre 0.5% a 1% en el año calendario. Las proyecciones no son positivas, pero tampoco del todo negativas. Ya el 2022 será un año más fuerte, pero en este el crecimiento será casi ninguno”, acotó Vélez.

Por su parte, Ricardo Fuentes, economista de la Junta de Control Fiscal, también considera que la mejoría de la Isla a corto plazo dependerá de la disponibilidad de vacunas contra el Covid-19 y los rescates económicos que puedan ser aprobados por el gobierno federal. Si la situación por la pandemia logra controlarse, entiende que el Producto Interno Bruto (PIB) de Puerto Rico podría crecer 0.5% en el año fiscal 2021, mientras que, de no ser así, enfrentaría una reducción de 3.4%.

“A un corto plazo, aún nos espera mucha incertidumbre, pero aún tenemos una serie de posibilidades a largo plazo… La pandemia dejará una cicatriz bien fuerte en la productividad y la fuerza laboral. En un corto plazo veremos menos inversiones, erosión de la fuerza laboral y más desempleo”, sentenció Fuentes.

Mayores oportunidades

Mientras los economistas coinciden en que en 2021 habrá una de cal y otra de arena para la economía local, líderes del sector privado coinciden en que el Covid-19 podría traer grandes oportunidades si el gobierno enfoca en las áreas de mayor oportunidad para atraer nuevo capital y, por ende, en el desarrollo económico que tanto necesita la Isla.

Alfredo Martínez-Álvarez, presidente de la Asociación de Constructores de Puerto Rico, aseguró que uno de los sectores con mayor potencial de crecimiento es el de la construcción. Según estima, este sector podría generar sobre 45,000 empleos directos adicionales si se acelera la inversión de los fondos federales asignados a Puerto Rico.

“En cualquier economía global se ve a la construcción como un área que activa muchos sectores directos e indirectos para que crezca la parte económica rápidamente. El equipo del nuevo gobierno que ya tiene comunicación con el sector privado tiene una visión clara de que este es el momento para la construcción”, aseguró Martínez-Álvarez.

Añadió que la construcción en la Isla es apremiante, ya que se necesitan sobre 100,000 unidades de vivienda segura y asequible, por lo que la industria colabora con la banca para lograr que más familias tengan un hogar propio y se puedan desarrollar nuevos proyectos de infraestructura y turismo para levantar la economía.

Por otro lado, Pedro “Peter” Torres, presidente de Mortgage Bankers Association (MBA), afirmó que el pronóstico para el área hipotecaria también es positivo en la medida en que entren nuevos fondos federales que permitan ampliar las opciones de nuevas viviendas. Asimismo, prevé que los préstamos hipotecarios despunten tras finalizar las moratorias, impulsados por la baja en la tasa de interés, que se mantendrá cercana a cero hasta 2023.

“Pienso que en el 2021, con la vacuna, la economía va a estar mejor y va a haber más gente con capacidad de solicitar un préstamo hipotecario. También habrá mucho refinanciamiento para bajar el término de tiempo y el pago mensual”, apuntó.

Asimismo, entiende que los sectores relacionados a tecnología, manufactura, servicios de salud y agroindustrias podrían tener un buen desempeño este año.