Navieras

PNT manejaría el 80% de la carga marítima que llega al puerto de San Juan.

Tras seis meses de puesto en vigor el acuerdo entre las empresas navieras Puerto Rico Terminals (PRT) y Luis Ayala Colón (LAC) —las que crearon Puerto Nuevo Terminals (PNT) con este pacto que se encuentra desde entonces bajo el análisis de la Oficina de Asuntos Monopolísticos del Departamento de Justicia—, la Cámara de Representantes citó para hoy a Justicia para investigar el estatus de la pesquisa.

La vista persigue analizar las denuncias sobre el presunto monopolio que ello constituiría, y evaluar el intercambio y competencia comercial local, interestatal y con otras jurisdicciones en todos los puertos de la Isla, ante el reclamo de sectores económicos y de la sociedad que rechazan el acuerdo entre las principales dos empresas que manejan transporte marítimo del País.

El gobierno ha mantenido manos afuera en la transacción, asegurando que se trata de una determinación entre entes privados, y dejó que sea evaluado por Justicia, ante la posibilidad de un monopolio, como aseguran los detractores.

EL VOCERO ha hecho innumerables gestiones para conocer cuánto se ha adelantado en la investigación, y la agencia asegura que no puede emitir declaraciones por tratarse de una pesquisa en proceso.

Acorde con los detractores, PNT manejaría el 80% de la carga marítima que llega al puerto en contenedores, y 11 de las 14 grúas en el puerto de San Juan, mientras que la empresa Crowley se quedaría con el restante 20% y el manejo de tres grúas en la zona aledaña a la isleta de San Juan.

Hernán F. Ayala, portavoz de Luis Ayala Colón, volvió a insistir en que la empresa conjunta entre PRT y LAC no es una fusión, sino un acuerdo para reducir precios y mejorar servicios. Mencionó que el pacto limita el trabajo de la nueva empresa a descarga y carga de embarcaciones, despacho y recibo de carga.

A su vez, Ayala aseguró que “desde que iniciamos el acuerdo, nos hemos mantenido operando normal, lo que desmiente las alzas en precios o el monopolio. Nosotros no tenemos nada que ver con los precios de los fletes”.

reportera