En momentos en que ha incrementado el déficit comercial de la Isla, el aumento en aranceles a todos los bienes importados de México anunciado por el presidente estadounidense, Donald Trump, supone un serio problema para Puerto Rico que mantiene estrechas relaciones comerciales con la nación azteca.

De acuerdo con el Índice de Complejidad Económica (ECI), México es la novena mayor economía de exportación en el mundo. Según datos de Pro México, el país exportó productos por $454 millones a Puerto Rico, e importó desde la Isla unos $374 millones en el 2017.

Aunque no se ven cambios en el corto plazo, trascendió ayer que para este miércoles, altos funcionarios de Estados Unidos y México se reunirán en Washington, encabezados por el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard. Mick Mulvaney, jefe de personal interino de la Casa Blanca, dijo en Fox News Sunday que la idea es trabajar con el gobierno mexicano “para asegurarse de que las cosas mejoren”, pero —de inmediato— Trump minimizó tales esfuerzos.

A juicio del economista Santos Negrón, la imposición de aranceles que aumentarán de manera gradual hasta que se detenga el flujo de inmigrantes indocumentados en la frontera sur de Estados Unidos, sí representa una amenaza para el consumidor boricua. El aumento inicial será de un 5% y se incrementará a 10% a partir del 1ro de julio, a 15% desde el 1ro de agosto, a 20% el 1ro de septiembre y a 25% el 1ro de octubre si no se cumplen las expectativas impuestas por Trump.

“Un costo adicional a los productos significa que el vendedor tiene que traspasarlo al consumidor de alguna manera. Esto eleva los precios de los productos. Son barreras tarifarias que se les añaden a los costos. El presidente está demente porque está poniendo en juego la economía del país y sus territorios para detener la inmigración”, comentó el economista.

Negrón recalcó que “la situación es compleja porque todo va a depender del tipo de producto”. Explicó, además, que los bienes que tienen demanda inelástica —que se muestran poco sensibles ante un cambio en el precio— se seguirán vendiendo pese al aumento en su costo. Entre las principales exportaciones mexicanas a la Isla, sobresalen equipos de transporte, alimentos y productos químicos.

En entrevista previa con EL VOCERO, el cónsul de México en Puerto Rico, Héctor Dávalos, había comentado que la Isla tiene potencial para que su país continúe ampliando la exportación de productos y servicios. “Puerto Rico tiene un potencial bien grande y lo que tenemos que hacer es cambiar la mentalidad del mexicano, y lo digo claramente, que Estados Unidos no es nada más de Texas hacia arriba”, mencionó.

Pese a que en la última década se ha registrado un crecimiento de 53% en las exportaciones de México a Puerto Rico y un alza de 15% en las importaciones desde la Isla, Negrón sostiene que las disposiciones de Trump podrían afectar las relaciones entre ambos países.

Por su parte, Kenneth Rivera, presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Rico (CCPR), mencionó a este rotativo que este costo adicional a los productos manufacturados en México es un golpe más al bolsillo de los consumidores puertorriqueños. Sostuvo que ante la merma en ventas registradas y el impuesto al inventario —que se mantiene pese a los amplios reclamos que han hecho por años los sectores comerciales—, este anuncio podría perjudicar aun más el comercio local.

“Es bien vaga esta imposición porque no se puede poner impuestos de esa manera. Lo más que choca es que la semana pasada decía que no le iba a poner aranceles a México y ahora la historia es otra. Esto puede crear una guerra comercial porque México también puede decidir ponerles aranceles a los productos importados de Estados Unidos, que es el principal exportador”, acotó Rivera.

Mientras que Jorge Argüelles, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), concuerda en que es un golpe adicional para la economía de la Isla, en un momento cuando ya los ajustes de los sectores económicos y de los consumidores son amplios. “Esto lógicamente representa un aumento en el precio de venta de esos productos. Las ventas han mermado porque el repunte reflejado luego del huracán se ha disipado y ahora con algunos productos más caros, pueden seguir bajando”, sentenció.

El anuncio del gobierno estadounidense se dio justo cuando el Congreso inició el proceso legislativo para ratificar el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que sustituiría al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que estaba vigente desde 1994 y que eliminó prácticamente todos los aranceles en la región.

Bajo las disposiciones del TLCAN, en 2017 México exportó $418,000 millones e importó $356,000 millones, lo que se tradujo a un positivo saldo comercial de $62,6 00 millones. Ese mismo año, el Producto Interno Bruto (PIB) del país norteamericano fue de $1,150 millones.

El anuncio tuvo un efecto negativo prácticamente sobre toda la economía estadounidense luego de que las acciones de las empresas que fabrican autos, operan trenes o venden alimentos cayeran drásticamente.

La caída prácticamente garantiza que mayo será el primer mes de 2019 en que el mercado cerrará en baja.