secretario de Hacienda
El secretario de Hacienda, Francisco Parés, había informado que la agencia identificó 187,000 solicitudes fraudulentas de personas que pretendían cobrar las ayudas del estímulo federal. >Josian E. Bruno Gomez / EL VOCERO

La división de Robo a Bancos de la policía de Puerto Rico ha comenzado atender casos atípicos de cuentas bancarias donde se han depositado cuantías de hasta $77,000 de fondos del estímulo económico, lo cual es parte de la investigación que se realiza entre varias agencias estatales y federales con relación a un posible esquema de fraude contra el Departamento de Hacienda.

Estas cuentas son las que han comenzado a llamar la atención de la Policía de Puerto Rico, el FBI, el Departamento de Hacienda, la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) y la banca privada.

En entrevista exclusiva con EL VOCERO, el teniente José Ayala, director de la División de Robo a Bancos de la Policía, admitió que se trata de cuentas con depósitos que superan los $18,000, $23,000 y cuantías superiores como la cantidad de $77,000. Es dinero que proviene del estímulo económico por la pandemia de covid-19, que incluye los primeros $600, luego $1,200 y la reciente ayuda de $1,400 por persona.

Ayala explicó que es un esquema de fraude mucho más difícil de detectar que el descubierto el pasado año en el Departamento del Trabajo con la Asistencia por Desempleo Pandémico (PUA, siglas en inglés). Explicó que en aquel fraude se emitían cheques, lo que permitía la intervención inmediata cuando las personas intentaban cambiarlos.

“En esta ocasión estamos hablando de depósitos directos a cuentas existentes. Es más complicado intervenir, ya que se requiere una orden de allanamiento para poder indagar en los depósitos”, afirmó.

Explicó que este esquema es reciente, que inició a finales de diciembre y aseguró que está en un “boom y se nos está saliendo de las manos”.

Sin embargo, en entrevista el lunes con EL VOCERO, el secretario de Hacienda, Francisco Parés, había asegurado que habían logrado detener a tiempo el esquema de fraude. Ayer, la portavoz de Hacienda, Vilmar Trinta, dijo no tener conocimiento de la avalancha de casos de fraude señalada por Ayala.

“Lo expuesto por Ayala no es cónsono con los datos de Hacienda. En la agencia no tenemos conocimiento que sea así. Ante la magnitud de dinero que se ha distribuido, el impacto ha sido mínimo, situación cónsona con lo que también ha sucedido en los Estados Unidos. Sabemos que las modalidades de fraude se dan, pero cada vez que identificamos una se notifica de inmediato a la ciudadanía”, apuntó Trinta.

Aseguró que los casos que se detectaron de fraude, en su inmensa mayoría ocurrieron en la primera etapa, cuando la distribución de los $1,200, y lo manejaron con las autoridades federales, ya que el grueso de las irregularidades se identificó en cuentas extranjeras.

Reconoció que en la medida en que se entregan nuevos estímulos, surgen nuevas modalidades, con las que van trabajando. “Se han entregado tres estímulos y se han detectado menos de un 2%, lo cual para este tipo de distribución de fondos es un récord mínimo”, dijo la funcionaria.

Explica el esquema

De acuerdo con Ayala, la modalidad consiste en que una serie de personas está prestando sus números de cuenta para apropiarse de parte del dinero. “Se trata de personas locales y de extranjeros que crean personas que no existen con números de seguro social que sí existen para tener acceso al estímulo económico. En la mayoría de los casos utilizan apellidos americanos”, señaló.

hacienda
El secretario de Hacienda, Francisco Parés, sostiene que han detenido el esquema de fraude. >Brandon Cruz González / EL VOCERO

El oficial informó que han realizado varias intervenciones, pero que aún no se ha arrestado a nadie. Las razones para ello es que cada caso tiene que ser evaluado por otras agencias antes de determinar que hay un caso de fraude. “Hasta el momento hemos intervenido con varias personas en las sucursales donde entran a retirar diferentes cuantías de cuentas con grandes cantidades de dinero depositadas del estímulo económico”, añadió.

Explicó que una vez el banco identifica una transacción atípica, llama a la policía y estos a su vez presentan el caso ante el Departamento de Hacienda, para que pueda certificar si se trata de fraude o en efecto le corresponden los depósitos registrados. Si se determina que hay fraude, se activan las agencias federales, ya que el dinero proviene de fondos federales desembolsados a través de transferencia electrónica.

Indicó que la radicación de cargos recae dentro de la división de delitos económicos del Departamento de Justicia.

Volumen considerable

Ante el cuestionamiento de este rotativo en torno al volumen de casos ya identificados, el agente Ayala expresó que son demasiados. “Sin llevar una cuenta exacta en este momento, estamos hablando de cientos de casos y estamos comenzando”, apuntó.

El secretario de Hacienda había dicho a este medio que la agencia identificó 187,000 solicitudes fraudulentas de personas que pretendían cobrar las ayudas del estímulo federal. De haberse realizado los pagos se habrían depositado a las cuentas bancarias alrededor de $220 millones.

La información de Hacienda es que hasta ayer había 12,000 solicitudes que burlaron los filtros de la agencia y que tales personas consiguieron cobrar $11 millones de manera ilegal. Parés señaló que si no se hubiese detenido a tiempo el esquema, el estimado de Hacienda es que se hubiesen desembolsado sobre $600 millones.

El secretario defendió la plataforma tecnológica de la agencia y rechazó que algún fallo no permitiera detectar el fraude. Indicó que los pagos del estímulo económico estaban en total cumplimiento con los requisitos del Servicio de Rentas Internas federal (IRS) y Hacienda. También expresó que situaciones similares han estado ocurriendo en los Estados Unidos.

Ajustes contra el fraude

Cuando ocurrió el fraude contra los fondos del PUA —que incluso eran solicitados por personas con trabajo y por menores de edad— el Departamento del Trabajo aseguró que hizo ajustes a los requisitos para poder detectar las solicitudes indebidas.

Parés informó que Hacienda está pareando el nombre y el seguro social de cada solicitante con la información contributiva del IRS, lo que ayuda a desembolsar el dinero a las personas que todavía no han recibido el estímulo económico que legalmente les corresponde.

El VOCERO solicitó la reacción del Departamento de Justicia, pero la agencia comunicó que el asunto cae dentro de la jurisdicción federal porque los perpetradores son personas de otros estados.

Se solicitó también la reacción del FBI, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

reportera