comunica

Una vez se apruebe la transacción de compraventa entre Sprint y T-Mobile, se habrá consolidado todavía más el mercado local de las telecomunicaciones, reduciendo a tres empresas internacionales el mercado de la telefonía móvil en Puerto Rico.

Durante los últimos 12 años, la crisis fiscal local y la emigración han provocado un reajuste significativo en las telecomunicaciones, sobre todo con el cierre y consolidación de empresas.

En el 2009 se produjo la adquisición de Centennial por parte de AT&T. En 2017, Sprint y Open Mobile anunciaron la consolidación de ambas compañías. Hoy, dos años después se encuentran en la etapa final el proceso de consolidación entre Sprint y T-Mobile.

Sandra Torres, presidenta de la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones reconoció que el mercado de las telecomunicaciones, como otros mercados, se encuentra siempre en evaluación constante, por lo que no descarta más fusiones, cuando la mayoría de los jugadores se tratan de empresas multinacionales. “Nuestra responsabilidad ante esta tendencia de reducción de mercado, que deja el control local en el segmento de Wireless en manos de AT&T, T-Mobile y Claro, es velar porque siga la competencia entre ellas, sin que repercuta en aumento de costos para el consumidor. Esta línea de mercado es una muy competida, cuando hablamos de 3,346,960 clientes en Puerto Rico, y como reguladores estaremos atento a que haya competencia, pero sin afectar el bolsillo del consumidor”, apuntó Torres en momentos en que indica que en la Isla existen 1.6 teléfonos celulares por persona.

En torno a la transacción que se encuentra bajo evaluación para aprobar la fusión de Sprint con T-Mobile, aseguró que se mantiene pendiente a la evaluación de la división de Asuntos Monopolísticos del Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Comunicaciones(FCC, por sus siglas en inglés) en torno al cumplimiento del despliegue de la tecnología 5G y la brecha digital en un periodo de tres años y el acaparamiento de mercado.

Reacciona el mercado

Enrique Ortiz de Montellano, presidente y principal oficial ejecutivo de Claro, coincidió en que el proceso de fusiones había comenzado hacía mucho tiempo, entendiendo que en ese momento había muchos operadores para un mercado tan pequeño. “Los competidores internacionales siempre hemos estado. No han podido subsistir aquellos operadores más pequeños que no cuentan con una escala muy grande para poder negociar.  Esto es un negocio de escala, donde es bien importante cuidar los costos. No es lo mismo comprar 200 antenas que 15,000; o comprar 100,000 iPhones a dos millones de iPhones. Esta ventaja de escala nos permite poder competir mejor, mejorar la calidad de las redes, ofrecer mejores servicios, además de poder garantizar mejores ofertas y precios”, indicó.

El ejecutivo de Claro acentuó que el achicamiento en el número de operadores continuará ofreciendo a los consumidores mayores ofertas y precios, que los pequeños no tienen la capacidad de ofrecer. Añadió, que están quedando competidores muy fuertes, donde Claro siempre ha liderado, con su fuerza de promoción, sus tarifas y sus redes, las cuales demostraron su fortaleza tras el paso del huracán María por la Isla, principalmente en su parte de línea terrera. “Los competidores tendrán que seguir invirtiendo, porque la migración será fuerte. Hay dos maneras de crecer de una empresa. La primera en la medida que crezca el mercado y la otra quitándole al competidor. Nosotros estamos creciendo muy bien. Ganando portabilidad”, señaló. 

Sin embargo, siempre hay oportunidades. Acorde con Ortiz de Montellano, todavía en la Isla faltan por impactar el 50% de las residencias habitadas, que todavía hoy no cuentan con Internet. “Para eso estamos invirtiendo fuertemente en fibra óptica hasta los hogares y estamos mejorando tecnologías para lograr mayores velocidades y estabilidad. Hoy la velocidad promedio es de 12 megas y estamos incrementándola a 30, 50 y luego 100. El consumo en las casas sigue en ascenso. Ahora se conectan muchos dispositivos, juegos, series, alarmas y cámaras de seguridad, entre otros que requieren de mayor velocidad. Ya estamos es espera sólo de los dispositivos, los modem y los teléfonos para incursionar en el 5G Actualmente ya estamos haciendo pruebas en varias zonas”.  

Las restantes dos compañías de telecomunicaciones en Puerto Rico, T-Mobile y AT&T reusaron emitir comentarios al respecto, ya que ninguna de ellas está autorizada localmente a  emitir comentarios. Ambas empresas también han anunciado significativas y multimillonarias inversiones en los últimos años, sobre todo para adecuar sus operaciones a la llegada del 5G que cambiará el paradigma tecnológico.

reportera