José Ordeix

José Ordeix, presidente entrante de GUIS. >Suministrada

Las atractivas ofertas de los concesionarios, así como el apoyo del sector financiero, las ayudas federales y los estímulos económicos recibidos por los consumidores pudieron más que el disloque en la cadena de distribución, la escasez de materiales en la línea de producción y el reto en el inventario para la industria automotriz durante el 2021.

El año cerró con 129,145 unidades vendidas, la cifra más cercana a las 140,400 de 2005. Estas son las dos cifra más elevadas de las pasadas dos décadas.

José Ordeix, presidente entrante del Grupo Unido de Importadores de Automóviles (GUIA), organización que representa la industria automotriz en Puerto Rico, dijo que el resultado del 2021 superó la proyección de 104,000 unidades.

Ford Bronco 2022 y Ford Maverick 2022

En la foto, las nuevas Ford Bronco y Ford Maverick

Sin embargo, la firma Inteligencia Económica estima que ahora la bonanza será menor y cuando cierre el año 2022 habrá una merma en ventas de 14%. Entre las razones, mencionan la situación del mercado laboral, la inflación, el alza en la tasa de interés que se proyecta, la merma en inventario, la continuidad de los problemas en la cadena de distribución y los faltantes en el proceso de producción. La proyección es que se venderán 111,000 unidades y sería el tercer año de mayores ventas en las pasadas dos décadas, dijo Ordeix.

El economista Gustavo Vélez, sostuvo que las ayudas federales como la extensión del Child Tax Credit (CTC) y el Earned Income Tax Credit (EITC), la llegada de los fondos federales para la reconstrucción de la infraestructura, la salida de la quiebra del País, los cambios contributivos y el repunte de los sectores del turismo, la construcción y el sector privado, representan factores positivos que podrían beneficiar la venta de autos en la Isla. 

Durante la presentación de GUIA, se refirieron a las gestiones que está realizando el gobierno y la legislatura para hacer cambios en el sistema contributivo. El sector automotriz mantiene la esperanza de que se elimine el impuesto al inventario y que se revise la ley de impuestos a los autos, los que se imponen basados en el precio sugerido de venta.

Para Ordeix, lo recomendable sería un impuesto ‘sales tax’, ya que representaría un impuesto transaccional versus uno estimado como lo es hoy.

“Hoy es favorable porque los precios están bien altos. Pero una vez el mercado llegue a la normalidad, y una unidad se venda por debajo del precio sugerido, se estaría pagando mucho más”, sostuvo el empresario, quien agregó que al momento no existe el porcentaje de impuesto que se estaría proponiendo.

Este año, en impuestos al fisco, el sector automotriz generó $611 millones. A esta cifra se le suman los impuestos por concepto de Ventas y Uso (IVU) por la venta de piezas y servicios, el impuesto al inventario, el CRIM, las patentes, entre otros, lo que acorde con estimados de Vélez, pudiese superar los $1,000 millones.

Explicó que esta industria impacta entre 13,000 a 14,000 personas de manera directa y sobre 20,000 personas de manera indirecta. Además, incide en otros ecosistemas como la publicidad, seguridad, banca y seguros, entre otros.

Según Ordeix, el impacto total a la economía es de alrededor de $4,000 millones a través de todos los sectores económicos a los que impacta de manera directa e indirecta.

Vehículos ecoamigables

En el segmento de vehículos ecoamigables —que agrupa los autos eléctricos, híbridos y ‘plug-in’— Ordeix indicó que la organización que preside ha sostenido reuniones con representantes del Negociado de Energía, quienes les han solicitado recomendaciones para insertarse en el proceso.

“Desde el 2011 y 2012 se han estado haciendo pininos con algunas estaciones de recarga, pero esa infraestructura no se ha desarrollado aún. El mercado se ha ido moviendo hacia allá y va a seguir creciendo”, apuntó.

Aseguró que este sector hoy representa el 1.8% de la demanda total de autos, equivalente a 2,311 unidades al año.

reportera