cannabis

El reclamo a la Legislatura para que se apruebe el proyecto cameral 152, que propone establecer una disposición legal que prohíba el discrimen patronal hacia empleados que sean pacientes de cannabis medicinal, ha comenzado a ser escuchado tras ser aprobado en la Cámara de Representantes.

El abogado laboral y exsecretario del Departamento del Trabajo, Ruy Delgado Zayas, sostuvo en entrevista con EL VOCERO que favorece la iniciativa. “Estoy de acuerdo con la protección a los pacientes de cannabis medicinal”, declaró luego de la aprobación de la medida legislativa en la Cámara, que beneficiaría a sobre 118,000 pacientes en la Isla.

Asimismo, el abogado financiero Rafael Ferreira también vio con buenos ojos el proyecto que establece protecciones para los empleados certificados como pacientes que requieren de cannabis medicinal.

“Esta medida es necesaria para proteger la creciente industria de cannabis medicinal en Puerto Rico. Desde la aprobación de la ley se ha creado un importante renglón que incluye siembra, manufactura y distribución a través de sobre 162 dispensarios. Es necesario brindar protecciones a esta industria y fomentar su desarrollo”, opinó Ferreira. Aseguró que el cannabis medicinal aporta alrededor de $36 millones a la economía y que ha generado cerca de 1,000 empleos directos e indirectos.

Por su parte, el representante Jesús Manuel Ortiz, autor de la medida, enfatizó que no todas las jurisdicciones tienen leyes de protección laboral para los trabajadores que se exponen al discrimen por dar positivo a cannabis en la prueba de dopaje, aun cuando la consumen para atender sus afecciones de salud. “El hecho de ser un paciente tratado con cannabis medicinal no puede ser excusa para ser discriminado en el empleo”, afirmó.

 El legislador popular indicó que es responsabilidad de los patronos que no se contrate a una persona que utiliza cannabis medicinal si el consumo representa peligro o interfiere con las funciones del empleado; pone en riesgo una certificación o permiso expedido por el gobierno federal, o el empleado ingiere los medicamentos en horas laborables sin autorización.