WASHINGTON — La compañía de helados Ben & Jerry’s lanzó un nuevo sabor para denunciar lo que llama racismo estructural y un sistema de justicia criminal inoperante, informaron ayer los fundadores de la empresa: Ben Cohen y Jerry Greenfield.

Ben & Jerry’s describe su sabor Justice ReMix’d como un helado de canela y chocolate con trozos de masa de bollos y brownies de ganache picante. Una parte de las ganancias se destinará a la organización sin fines de lucro Advancement Project National Office, un grupo defensor de derechos civiles multirraciales, y su lucha por la justicia para todos, sin importar raza o nivel económico.

La compañía dijo que ha trabajado con Advancement Project para cerrar la cárcel The Workhouse en San Luis y para desacelerar lo que ambas partes describen como “el canal de la escuela a prisión” en Miami.