Escuela

En Puerto Rico aún no está determinado el protocolo final a seguir tanto en la escuela pública como la privada. >Suministrada

La transferencia de estudiantes de escuela pública a privada, así como la mudanza de muchas familias a la Isla, son dos de las razones principales para el aumento en la matrícula en los colegios privados y muchos tienen lista de espera para el próximo año escolar que inicia en agosto, aun con los protocolos que limitan la capacidad de ocupación.

Así lo aseguró a EL VOCERO, Estrella Baerga Santini, presidenta de la Asociación de Educación Privada de Puerto Rico.

El pasado viernes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) presentaron su nueva guía con medidas mitigadas para el manejo de la pandemia de covid-19, que establece que ya no será necesario que los docentes y estudiantes vacunados usen mascarilla dentro de las escuelas de los Estados Unidos. Asimismo, el principal organismo de salud pública no recomienda que las escuelas impongan a los docentes y alumnos la vacunación.

En el caso de Puerto Rico, todavía no está determinado el protocolo final a seguir tanto en la escuela pública como la privada. Hasta el momento, se habla de reducir el distanciamiento social de seis pies a tres pies, medida a la que apuestan los colegios para poder satisfacer la necesidad existente de cupo en estas instituciones escolares.

“Lo que estamos viendo es que muchos colegios tienen hasta una lista de espera. Ha habido mucho éxodo de estudiantes, sobre todo en los de escuela superior del sistema público al privado o de familias que se están mudando a Puerto Rico”, afirmó Baerga, trayendo como ejemplo la institución educativa privada que dirige, el centro Montessori Mamolita, en Guaynabo, que atiende a la población preescolar de niños de entre dos y cinco años.

Aseguró que ya tienen una matrícula de 115 niños y una lista de espera de 40. Antes de la pandemia tenían sobre 200 niños en la escuela. Esperan que en el nuevo protocolo del sector educativo del Departamento de Salud se cambie la exigencia de seis pies a tres pies de distancia entre las personas, lo que les permitiría acomodar más estudiantes por salón de clases. “Con los seis pies yo tenía ocho niños por salón y si se da el cambio voy a poder tener como 14”, abundó.

Aumento en matrícula y educación híbrida

Algunos colegios han aumentado el costo de la matrícula, fundamentados en la inversión que han tenido que hacer en los planteles escolares para adaptarlos a las necesidades actuales, más los materiales de higienización y seguridad que exige la emergencia sanitaria.

“Estamos listos para abrir en agosto, porque llevamos mucho tiempo preparándonos, habilitando los colegios con espacios, módulos y estaciones de lavado de manos, que han significado una gran inversión, además de los artículos de protección como mascarillas. Por esta razón, algunos han aumentado un poco el costo de la matrícula”, indicó Baerga.

La directora escolar añadió que han solicitado asistencia de los fondos de la Ley Cares y que todavía no la han recibido. “Hay tanta incertidumbre y situaciones económicas de las familias que se ha tratado de subir los costos solo un poco para nosotros poder operar. Esto ha sido una carrera de supervivencia para los colegios, no ha sido fácil”, agregó.

Otro colegio que ha aumentado la matrícula es CIEM Private School, en Carolina, que aumentó $15.00 a los estudiantes de los grados de primero a sexto grado, equiparándolo a lo que ya pagaba el resto del estudiantado de la institución.

“Ya tenemos la matrícula casi completa. Vamos a ofrecer también la modalidad virtual, y cerca del 20% eligió esta alternativa, antes que la presencial. Durante la pandemia perdimos cerca de 100 estudiantes que estamos recuperando. Ya subimos a 450 estudiantes de unos 550 que teníamos antes”, indicó Emma Sulsona, directora ejecutiva de CIEM.

Por su parte, el Southwestern Educational Society (SESO) en Mayagüez, evalúa ofrecer la modalidad híbrida, incrementar el número de estudiantes de aprobarse el distanciamiento social a tres pies, y la contratación de personal adicional para brindar los servicios educativos a los estudiantes.

“Tenemos muchas llamadas para nuevo ingreso y en algunos grados, hay lista de espera, que dependerá de si finalmente se aprueban los tres pies de distancia. Estamos en el proceso de admisión”, afirmó Wanda Ayala, directora de SESO.

Protocolos a seguir

Sobre los protocolos que seguirán las escuelas privadas, la presidenta de la asociación explicó que la decisión dependerá de cada colegio y sus necesidades particulares. Resaltó que los pasados protocolos de higiene han funcionado en las escuelas y los centros de cuido que llevan abiertos desde agosto del 2020, donde no se han reportado situaciones negativas relacionadas con la salud de los menores.

“La recomendación siempre es que se vacunen, pero si los padres muestran resistencia, deben seguir los pasos que exige el Departamento de Salud para pedir una dispensa legal. Cada escuela es autónoma y tiene sus propios procedimientos y la libertad de establecer sus reglas”, agregó Baerga.

En el caso de SESO esperan por las especificaciones que evalúa el Departamento de Educación para tomar algunas decisiones. “Todos los empleados están vacunados, pero el estado no puede hacer obligatoria la vacunación. Esto puede variar en las escuelas y me imagino que se liberarían las mascarillas cuando todos los estudiantes estén vacunados, pero estos escenarios se van a trabajar cuando recibamos las directrices de Salud”, declaró Ayala.

En tanto, CIEM Private School no exigirá la vacunación a sus estudiantes, aunque sí va a incentivar esta alternativa para la seguridad de maestros, estudiantes y familiares. “La vacunación no se va a exigir, pero se va a promover y todos deben tener mascarilla en todo momento”, informó Sulsona.

Hasta el momento, no se ha podido especificar cuántas de las casi 900 escuelas privadas que operan en Puerto Rico están listas para reanudar las clases presenciales.