JGo

La comisionada residente Jenniffer González Colón presentó la medida Medical Manufacturing, Economic Development and Sustainability Act” (Mmeds Act), que les ofrecería incentivos federales a las empresas que produzcan suministros médicos y medicamentos sujeto a la creación de empleos, inversión de capital y que se reubiquen en suelo americano, en específico en lugares con niveles altos de pobreza y designados como “Distressed Zones” (DZ).

Estas empresas se beneficiarían de un 40% en créditos contributivos para salarios y beneficios marginales; 40% de depreciación y amortización de propiedad y un 30% en compras de bienes. Además, recibirían créditos contributivos para actividades de investigación y desarrollo o líneas de producción que se reubiquen desde el extranjero en una DZ, así como por empresas con servicios relacionados a productos de salud poblacional, bienes y servicios para las minorías.

“Si la empresa proviene del extranjero, los créditos contributivos aumentan un 60% para salarios y beneficios marginales; y 50% para compras de bienes y servicios dentro de una DZ. También se le provee la oportunidad de escoger entre un crédito de 60% de depreciación y amortización de propiedad o una deducción inmediata de esos costos. Las empresas también tendrían un 60% en créditos contributivos para salarios y beneficios marginales y 60% de depreciación y amortización de propiedad por la producción de productos de salud poblacional”, explicó González en declaraciones escritas.

Los productos de salud poblacional son aquellos medicamentos o dispositivos médicos que han sido identificados por Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (Barda) para atender problemas de salud crónicos que agravan los efectos de las pandemias y causan un daño desproporcional en poblaciones vulnerables. La medida establecería una colaboración con Barda para la investigación, aprobación e infraestructura, además de compromisos de compras con agencias federales de salud mediante el GAIN Act, que consiste en procesos de aprobación expedita y extensiones al periodo de exclusividad de comercialización.

Virtudes de la medida

Según la comunicación de la comisionada residente, debido a los cierres en el comercio por la pandemia de covid-19 hubo una reducción en las exportaciones de China de productos como equipos de protección personal, dispositivos médicos, antibióticos e ingredientes activos. La medida busca atraer a suelo americano la fabricación de estos productos, evitando la dependencia de los mercados extranjeros y asegurando la cadena de suministros nacional.

“El Mmeds Act crea las ‘Distressed Zones’, áreas con un nivel de pobreza de más del 35%, en donde se busca incentivar la investigación, desarrollo y producción de medicamentos farmacéuticos y dispositivos médicos para impulsar el desarrollo económico en todo Estados Unidos. Según el American Community Survey 1-Year Estimates del Censo para 2018, más del 75% de la Isla sería elegible para la designación de ‘Distressed Zones’”, detalló la funcionaria.

Un informe publicado por Invest Puerto Rico reveló que en la Isla se producen más de 1,000 fármacos, entre ellos cinco de los 10 medicamentos más vendidos del mundo, además de marcapasos, entre otros dispositivos médicos de gran valor. Ambos sectores componen el 33% del Producto Interno Bruto (PIB) y crean cerca de 120,000 empleos, con un salario promedio de $42,000.

“Con la infraestructura de manufactura de equipo y materiales médicos bien establecida y su fuerza laboral altamente capacitada, Puerto Rico está preparado para desempeñar un papel líder en la creación de una cadena de suministros nacional, si se incentiva adecuadamente a los manufactureros para establecer operaciones en suelo americano. La medida abonaría a la creación de empleos bien remunerados y posicionaría a Puerto Rico para realizar contribuciones nacionales como la cadena nacional de suministros para proteger a las poblaciones más vulnerables”, dijo González.