Manufactura

El objetivo de atraer a nuevos inversionistas que quieran establecer sus empresas de manufactura farmacéutica en Puerto Rico, sigue latente, pero para lograrlo se espera por una decisión contundente de parte del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien debe ordenar el regreso de este sector a territorio norteamericano para fortalecer el crecimiento económico.

Mientras esto ocurre, el contralmirante Peter Brown, coordinador federal para la Reconstrucción de Puerto Rico, ha estado visitando algunas instalaciones farmacéuticas locales para evaluar el potencial de desarrollo de esta industria en la Isla, la cual durante la permanencia de la sección 936 -establecida en 1976 hasta 1996-, aportó dos décadas de gran bonanza para el País. Aunque por los pasados años se ha visto impactada, todavía representa la espina dorsal del desarrollo económico de la Isla.

“Estuve reunido con el contralmirante y visitó algunas instalaciones farmacéuticas para llevar información a Estados Unidos. Estamos realizando esfuerzos en el Senado y la Cámara de Representantes del Congreso, para seguir progresando en la dirección de atraer a las compañías farmacéuticas a la Isla. Estamos dando pasos firmes y cada día estamos más cerca”, expresó Rodrigo Masses, portavoz de la Alianza para el Desarrollo Económico de Puerto Rico.

En qué etapa está el proceso

Masses explicó que para que esta industria pueda seguir creciendo en tierra boricua, es necesario que haya un mandato que tenga como propósito devolverles la manufactura, que hoy acapara China, a destinos que sean parte de Estados Unidos, lo que incluye a Puerto Rico. Este cambio se discute a raíz de la pandemia del Covid-19, que trajo a la luz la necesidad de fabricar dispositivos médicos y medicamentos en América, en el caso de que surja una nueva emergencia sanitaria que imposibilite el envío de estos suministros desde Asia.

“Para que tengamos una oleada de empresas que buscan establecerse aquí, debe haber una orden presidencial o legislación que le brinde ventajas competitivas a las empresas ubicadas en la nación americana. Nosotros ya estamos listos para eso. Trump tiene que determinar cuáles activos de la manufactura son críticos para retomarlos a suelo americano y el destino más indicado es Puerto Rico. Esto es un proceso que conlleva una evaluación de tratados comerciales internacionales, lo que se está haciendo en este momento. Estamos listos para presentar y promover a la Isla para que cuando esto ocurra, poner manos a la obra. Yo espero ver algo concreto durante este año”, indicó Masses.

Por su parte, Manuel Laboy, secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) adelantó que muy pronto se anunciarán las ampliaciones de algunas compañías de manufactura, y aunque no quiso revelar los detalles, confirmó que se tratan de farmacéuticas.

“Habrá expansiones de farmacéuticas y se están aprobando herramientas a nivel federal para la manufactura. Invest Puerto Rico también está promoviendo a la Isla en mercados particulares como Estados Unidos y Europa. La gobernadora también hará anuncios sobre medidas que impactarán al comercio internacional y se planifican estrategias para sacarle provecho a la dispensa de carga aérea, con la que ahora podemos competir con países como Colombia, República Dominicana y Panamá”, indicó Laboy

En Puerto Rico operan cerca de 70 plantas de dispositivos médicos y 46 biofarmacéuticas que producen más productos para EE.UU. que cualquier otro país o estado, lo que representa sobre $40,000 millones y el 68% de las exportaciones totales. Este sector manufacturero también representa el 34% del PIB, aporta sobre $6,700 millones al fisco y paga en salarios sobre $1,100 millones a más de 150 mil empleados. Pese a los altos índices de producción que se mantienen en la Isla, EE.UU. depende en un 90% de los ingredientes activos que se manufacturan en China para producir sus medicamentos.