Jenniffer González

La comisionada residentem Jenniffer González, presenta los proyectos de transportación e infraestructura donde persigue se inserte a Puerto Rico.

Como parte de las propuestas que evaluará el Congreso de Estados Unidos sobre el presupuesto que se destinará a infraestructura y transportación, está la posible asignación de $174,000 millones en fondos dirigidos a incentivar la fabricación de autos eléctricos y la implementación de centros de recarga a través de toda la nación, incluyendo a Puerto Rico.

La información fue ofrecida por la comisionada residente Jenniffer González durante su participación en una actividad del Grupo Unido de Importadores de Automóviles (GUIA), en la se habló de la agenda económica de Puerto Rico.

La comisionada explicó que entre las prioridades del proyecto de infraestructura y transportación que se presentó esta semana y que se discutirá más adelante en vistas públicas está lograr la reducción de la emisión de gases, que incluye la manufactura de vehículos eléctricos.

“Se quiere incentivar la fabricación de carros eléctricos. Buscan remplazar las guaguas, la transportación masiva, por carros eléctricos, además de la flota del Servicio Postal de los Estados Unidos. Hay mucha atención a este tema”, informó.

Según González, el incentivo que se le daría al consumidor —de aprobarse la millonaria propuesta— aún no se decide, pero adelantó otras opciones que se han estado discutiendo.

“Quieren aumentar la demanda de vehículos con cero emisiones, acelerar la capacidad de fabricar estos vehículos en Estados Unidos y que se instalen bombas de recarga en todo el País”, apuntó. “La iniciativa tiene versiones distintas, pero se ha dicho que el incentivo podría ser a través de créditos contributivos o una asignación directa a las compañías de autos”, agregó.

González afirmó que la idea de fomentar la compra de autos eléctricos se evalúa con mucho detenimiento ante el impacto que pueda provocar al sector de la industria automotriz que fabrica autos que funcionan con gasolina.

“Este tema se evalúa a fondo, porque puede tener un impacto en la industria si no se compran los vehículos regulares... puede crear un disloque. No se puede echar a un lado a un sector sólido y poderoso que cuenta con miles de empleados. También se habla si debe ser el estado o el sector privado quien ponga los centros de recarga. Hasta el momento lo ha estado haciendo el sector privado”, señaló la funcionaria.

Recientemente la automotriz sueca Volvo, para afianzar su objetivo como un referente en electrificación, indicó que instalará 100 puntos estratégicos de recarga en Puerto Rico durante 2021, en lugares de circulación y constante flujo vehicular.

Mientras se proyecta la electrificación como alternativa a corto plazo, en la Isla la venta de autos de gasolina ha registrado cifras históricas. De enero a mayo se han vendido sobre 55,000 vehículos nuevos, según los resultados más recientes de GUIA, lo que demuestra que la venta de autos tradicionales es un sector que —a pesar de los retos económicos— sigue creciendo.

Ricardo García, presidente de GUIA, indicó que los resultados de venta hasta abril fueron 43,137 unidades, más 12,000 en mayo, para un total de sobre 55,000. “Estas ventas de los primeros cinco meses del año son históricas. En 2020 se vendieron 18,474. Hay un claro movimiento de ‘pick up’ y SUV”, indicó.

Señaló, además, que esas ventas se distribuyen en 51% autos japoneses, 26% coreanos, 18% americanos y 5.2% europeos. Estiman que este año se venderán más de 120,000 unidades.

Otras propuestas

Por otro lado, la comisionada González explicó que se pretende un aumento en el ingreso fijo anual que recibe la Isla de $150 millones para las carreteras, ya que está muy por debajo del que reciben los estados.

“Si Puerto Rico fuera estado, recibiría cerca de $431.8 millones al año. Pedí que si no aumentan este fondo, nos den la flexibilidad de no tener que cumplir con ciertas penalidades. Por ejemplo, el permitir el consumo de alcohol a los 18 años nos hace inelegible para algunos fondos federales. Pedí que nos excluyan de estas penalidades, si no se nos trata como estado”, detalló González.

La funcionaria persigue también que la Isla sea incluida en la propuesta entregada al Congreso que les da prioridad a las zonas rurales para invertir en la infraestructura, propuesta de la cual los territorios fueron excluidos. Igualmente evalúan la disponibilidad de fondos para educar la ciudadanía previo a que ocurran desastres.

González solicitó, además, que se incluyan ‘grants’ para programas predesastres para los sistemas de transportación, acuerdos de mitigación —como cortar árboles— antes de un desastre natural y la limpieza de quebradas y ríos.

Otro de los programas incluidos en las propuestas al Congreso es el American Jobs Act, el cual concentra en arreglar carreteras, puentes, aeropuertos y centros de transportación, además de reconstruir infraestructura de agua potable, telecomunicaciones y modernizar casas, edificios y escuelas.

González también intenta revitalizar la manufactura, a la vez que reconoce la necesidad de fondos para el mantenimiento de carreteras y le otorga prioridad al arreglo y construcción de vías y puentes que faciliten el comercio.

“El proyecto identifica la necesidad de que se eliminen las restricciones de costos y permisos, que atrasan y engrosan la factura final. Se quiere acortar ese proceso para que la construcción sea más rápida, porque encarece el costo y la mano de obra por el tiempo que trabajan los contratistas. Esto puede cambiar el sistema de construcción de carreteras”, puntualizó la comisionada residente.