Cidre

El secretario designado del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Cidre. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

El recién designado secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Cidre Miranda, conoce de primera mano lo que conlleva establecer un negocio en Puerto Rico, y al igual que cientos de comerciantes locales, ha experimentado los escollos que complican el proceso y hacen que el entorno de negocios sea poco competitivo.

Con esto en mente, Cidre aseguró a EL VOCERO que procurará que se adopten reformas estructurales que permitan un sistema ágil de incentivos y permisos, así como priorizar en los pequeños comercios —las pymes— y otras empresas locales.

“No se puede hablar de desarrollo económico si no existe un sistema ágil y digital de permisos que facilite el proceso; sin una oficina con la agilidad necesaria para que quien quiera invertir en la Isla conozca los incentivos que tenemos; sin procurar el desarrollo de la industria puertorriqueña. Sin estos elementos, no podemos llamarnos Departamento de Desarrollo Económico”, apuntó Cidre.

El ejecutivo discutió que la falta de continuidad en la estrategia de desarrollo económico es lo que ha evitado que el DDEC se convierta en una agencia eficiente que beneficie a los empresarios del País. Reconoció que las iniciativas incoadas por el pasado secretario del DDEC, Manuel Laboy, para agilizar los permisos e incentivos son necesarias, por lo que establecerá un sistema de gerentes de proyectos que procure que ambas iniciativas se completen.

Suplidores globales

En cuanto a las empresas locales, Cidre enfatizó que es necesario invertir en ellas para convertirlas en suplidores globales. El empresario detalló que es necesario que la agencia haga un análisis de inteligencia de mercado que le ayude a los empresarios locales a expandir a otros mercados.

“Hay que tomar los estudios de mercado, ver a dónde nuestras empresas pueden expandir y accionar la inversión. Lo que se debe buscar no es que el empresario local se convierta en un suplidor local, porque Puerto Rico es un mercado pequeño de 3.2 millones de habitantes… 100x35. Hay que convertirlos en suplidores globales y para eso hay que proveerle la información necesaria de mercado”, explicó.

A corto plazo, Cidre considera que ante la crisis generada por el coronavirus, se debe invertir en la continuidad de los negocios que estén insertados en la economía formal. Según detalló, en o antes del 31 de enero se estará otorgando un subsidio a 12,000 comercios para evitar que cierren.

Panorama alentador

De cara al futuro, Cidre enfatizó que Puerto Rico —con el cambio de gobierno en Estados Unidos y los fondos federales que han sido asignados para la reconstrucción de la infraestructura crítica en la Isla— tiene ante sí un panorama alentador que podría despuntar significativamente el desarrollo económico.

“Puerto Rico vive su peor momento, pero también su mejor momento. Nunca habíamos enfrentado tantas cosas fuera de nuestro control: huracanes, manifestaciones políticas, temblores y pandemia. Sin embargo, la llegada de la vacuna, el cambio de dirección en Estados Unidos y el pasar ya del evento político partidista, le ofrecen a Puerto Rico una serie de oportunidades de cara al futuro”, sentenció.

El secretario alertó que para aprovechar esa ventana de oportunidad es necesario que el gobierno implemente una política eficiente de transparencia y que procure la correcta administración de estos fondos. “No es solamente enseñar lo que se está haciendo; eso no es suficiente. Hay que hacer las cosas bien. Tengo que asegurar que todo lo que aquí se haga cumpla con los parámetros de excelencia que merece la Isla”, indicó.

Manuel Cidre

Cidre enfatizó que es necesario invertir en las empresas locales para convertirlas en suplidores globales. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

Cidre sostuvo que hay que procurar que el Congreso estadounidense elimine las trabas impuestas a los fondos federales que fueron otorgados para la reconstrucción de la Isla y que el dinero sea liberalizado. Según explicó, esto permitirá transformar la infraestructura crítica, lo que aumentará la competitividad de la Isla a nivel mundial.

“No me gusta atar toda la recuperación y reconstrucción a los fondos federales, pero es que no es menos cierto que hay unos compromisos programáticos de fondos para Puerto Rico que pueden darnos la oportunidad de transformar nuestra infraestructura a una de clase mundial”, sentenció.

Necesario revisar el salario mínimo

De otra parte, el titular del DDEC mencionó que entre las estrategias de desarrollo económico para la Isla es necesario revisar el salario mínimo. “A $7.25 no hay quien viva. Eso no da para vivir y por eso es que el 60% del País depende de las ayudas sociales”, señaló.

Sin embargo, Cidre aseguró que la mayoría de las pequeñas empresas —que son las que más empleos generan en la Isla— no tienen la capacidad de asumir un aumento en el salario por hora de sus empleados, por lo que se debe desarrollar un modelo donde el sistema social complemente el salario de las personas.

“Tengo que luchar para que el ciudadano puertorriqueño encuentre mayor satisfacción en el trabajo que en la dependencia gubernamental. Es necesario un modelo donde el sistema social sirva de ‘cost of living allowance’ al empleado por hora. Que si una pequeña empresa no puede pagar $15 la hora, pero sí puede pagar $8 o $9, el sistema social equipare el salario a los $15”, explicó.

Regreso de las farmacéuticas 

En cuanto al posible regreso de la manufactura farmacéutica estadounidense a Puerto Rico para fortalecer la seguridad nacional y la respuesta a las emergencias, Cidre enfatizó que “no se puede pensar que todas las farmacéuticas estadounidenses que operan en China transferirán sus operaciones a Puerto Rico”.

Afirmó que Estados Unidos no descarta otros mercados —que no son territorio estadounidense— y recomendó que por el momento, la Isla debe enfocarse en “participar de un pedazo de bizcocho capitalizando con lo que tenemos: una cantidad de dispositivos médicos, biofarmacéuticas y farmacéuticas que podrían ser receptoras de líneas de producción”.

Manuel Cidre

Mencionó que es necesario revisar el salario mínimo. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

Roosevelt Roads

Cidre aseguró que le dará seguimiento al plan maestro presentado para Roosevelt Roads en 2014, pero anticipó que la crisis económica por la que atraviesa la Isla —combinada con el abandono existente en los predios de la antigua base naval— complicará conseguir un desarrollador en el corto plazo.

“Mientras se prepara el ambiente económico necesario para conseguir un ‘master developer’, hay que darle continuidad a los proyectos que ya están en proceso y vamos a mirar las parcelas que ya están divididas para procurar el desarrollo de al menos unas 50 cuerdas con un frente marítimo”, detalló.

Actualmente hay unos 15 proyectos en desarrollo para un total de $450 millones en inversión y con el compromiso de crear 3,650 empleos, según información de la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads.

No obstante, el próximo 30 de julio la subvención federal que le otorga el Departamento de la Defensa a Roosevelt Roads para trabajar en su desarrollo llegará a su fin, lo que podría poner en jaque los proyectos vislumbrados para la zona.

Cidre informó que le estarán pidiendo una prórroga a la agencia para asegurar que se completen los desarrollos y que próximamente estarán recibiendo $56 millones para mejorar la infraestructura eléctrica y de agua de la base naval.