seguro

La Asociación de Compañías de Seguros de Puerto Rico (Acodese) alertó que la medida firmada por la gobernadora Wanda Vázquez Garced para prohibir que el criterio de los médicos sea alterado por las aseguradoras podría resultar contraproducente para la salud de algunos pacientes.

La directora ejecutiva de Acodese, Iraelia Pernas, sostuvo a EL VOCERO que la nueva ley no es cónsona con los parámetros de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) ni con otros estatutos federales que les permiten reevaluar las recetas de los asegurados.

“Esto puede representar un serio problema de seguridad para muchos pacientes. El FDA prohíbe el fraccionamiento de los productos y prohíbe que se otorgue una dosis inicial como estipula la nueva ley. Además, puede haber un problema de que la receta interfiera con otros medicamentos y si se está obligado a otorgarle la receta, no se salvaguarda la seguridad del paciente”, detalló Pernas.

Pese a esto, la recién aprobada ley establece que bajo “ninguna circunstancia la discreción médica al recetar un medicamento o proveer un servicio de salud reconocido por las normas generalmente aceptadas por la comunidad médica puede ser alterada por los criterios de revisión clínica utilizados por la organización de seguros de salud o aseguradoras”.

“Distinto a lo que proyecta la ley, en ningún momento las aseguradoras parten de la premisa de que el diagnóstico médico no sea el criterio rector. Ahora bien, existen una serie de medidas que les permiten a las aseguradoras y a las farmacias verificar que el medicamento no interfiera negativamente con otro tratamiento. No es porque el médico no sepa, es porque en muchas ocasiones el paciente le omite información”, acotó Pernas.

La ejecutiva aseguró, además, que los pacientes más afectados serán aquellos que están asegurados por sus patronos y los del mercado individual. “Los planes autoasegurados que otorgan los patronos se rigen por la ley federal Employee Retirement Income Security Act (Erisa, por sus siglas en inglés), que dispone unos términos específicos para reevaluar la receta si interfiere con algún otro tratamiento. Queriendo hacer el bien, pueden hacerle un daño al paciente”, mencionó.

“Desde la perspectiva contractual, en la medida en que nos digan que tenemos que darles a los pacientes lo que le ordenen sin mirar más nada, el contrato de seguro se puede convertir en una letra muerta. El ejercicio de revisión no altera el criterio del médico. No es sustituir, es salvaguardar la salud”, aseguró Pernas.

Asimismo, indicó que la determinación de la cubierta inmediata representará un incremento en los costos que el paciente estará obligado a pagar.

“Nosotros levantamos bandera de que esto era nocivo para los pacientes, pero comoquiera se le dio paso”, concluyó.