finanzas

El temor a la reducción o desaparición del retiro, la previa experiencia con los bonos de Puerto Rico, la caída de las acciones bancarias y el colapso de los bienes raíces en la pasada década han trastocado el ambiente inversor en la Isla y han provocado una transformación en los clientes.

En ese entorno, se ha puesto más a prueba el rol de los planificadores financieros, frente a clientes más informados y cautelosos a la hora de confiar sus transacciones y ahorros de toda una vida.

Expertos en el campo de las inversiones aseguraron a EL VOCERO que localmente lo que se ha registrado es una transformación donde los inversionistas han reducido el tipo de riesgo y buscan instrumentos que garanticen —por lo menos— el principal, aunque el rendimiento sea menor.

El economista y asesor en inversiones, Gustavo Vélez —quien reconoció que en los últimos 12 años se ha experimentado el colapso de tres burbujas: bienes raíces, acciones de los bancos y los bonos de Puerto Rico, con una pérdida en riquezas por encima de los $60 mil millones— comentó que los puertorriqueños están invirtiendo en acciones, bonos y anualidades, instrumentos donde el principal esté lo más protegido que se pueda. A ello sumó que igualmente exigen que la entidad que lo emite tenga una buena calificación crediticia, por encima de A.

“El inversionista quiere garantizar ingresos estables que no dependan de la volatilidad del mercado. Uno de los de mayor movimiento son los fondos mutuos que tengan bonos corporativos o municipales de los EE.UU., de alta calidad crediticia, que les garantice un ingreso fijo. También optan por anualidades fijas —que tiene un interés fijo por una cantidad de tiempo— o anualidades indexadas, que son aquellas que dependen de S&P 500. También optan por CDs que emiten los bancos y las cooperativas. El interés mayor es por instrumentos a corto plazo y que tengan liquidez”, afirmó Vélez.

Asimismo, el analista financiero de Primerica, Juan Carlos Quiles, coincide en que el inversionista local es uno que busca diversificación y garantías. En vista de ello, ha registrado un fuerte repunte en los fondos mutuos, instrumento cuyo rendimiento es uno superior a largo plazo. “En lo que invierten depende mucho de quién es el inversionista, su edad y la cantidad a invertir. Si el objetivo es acumular capital, tal vez sea necesario invertir en acciones, lo importante es el tiempo de inversión. A menor tiempo mayor el riesgo. El mercado puede experimentar fluctuaciones, pero en un plazo más amplio logra recuperación que se traduce en rendimiento”, explicó.

Quiles añadió que aquellas personas que invirtieron en el Dow Jones en 2009 cuando alcanzaba los 6,000 puntos y dejaron su inversión, una década después cuadruplicaron su inversión, ya que el Dow oscila por los 27,000 puntos. “Algo similar pasa con el S&P 500. El mercado reacciona a eventos momentáneos. Si ante la caída experimentada por el mercado en el mes de diciembre, de aproximadamente 15% los clientes hubiesen optado por sacar su dinero, hubiesen perdido, porque se trató de una reacción del mercado al alza en intereses y posteriormente volvió a recuperarse”, detalló.

Quiles también afirmó que la inversión en anualidades es mayormente patrocinada para aquellos que ya tienen su capital y buscan tener seguridad para su retiro. “La gente está más preocupada ante la incertidumbre con las pensiones, la eliminación de los beneficios del 401K que ya muchos patronos han dejado de ofrecer y la alta incidencia de empleos temporeros. Primerica es la única que abre un fondo mutuo con $25 mensuales, lo que facilita que cualquier persona sea inversionista”, sostuvo en momentos en que reconoce que los inversionistas suelen invertir entre $100 a $200 mensuales.

Ojo al Bitcoin y las Divisas

El representante de Primerica hizo el llamado a tener mucho cuidado con inversiones mágicas que prometen rendimientos elevadísimos en un corto periodo de tiempo. En vista de ello reconoce la práctica de innumerables personas que deciden convertirse en analistas financieros para colocar su propio dinero en el mercado y optan por hacer sus inversiones por la Internet sin el menor conocimiento, lo que aseguró redunda en la pérdida de todo el capital. Igualmente, lo hacen al adquirir Bitcoin y divisas que prometen un alto rendimiento inmediato.

“No hay forma de levantar capital a menos que sea a largo plazo. La magia no existe, se necesita a alguien que conozca el mercado y conozca sus necesidades”, señaló.

reportera