Cannabis

Hay cerca de 230 dispensarios en la Isla. >Archivo/EL VOCERO

Los años de crisis económica que enfrenta Puerto Rico, junto a los eventos atmosféricos catastróficos y la pandemia del covid-19, podrían haber incrementado el número de pacientes de salud mental que utilizan el cannabis medicinal para sus padecimientos.

Enrique Domínguez, socio de Earth Gift, empresa que se propone abrir tres dispensarios durante 2021 —adicional a los dos que tienen en la Isla— indicó que “la depresión y la ansiedad son los mayores diagnósticos de los pacientes que visitan el dispensario. También la paranoia. Desde María estos casos han ido aumentando. En ese tiempo incrementó la venta en un 50% y en la pandemia un 25%”.

La cantidad de personas jóvenes, según Domínguez, también ha experimentado crecimiento entre los clientes de las tiendas ubicadas en Carolina y Trujillo Alto. A diario estos dispensarios reciben entre 100 y 150 pacientes de cannabis medicinal.

“Han ido subiendo los casos de entre 21 y 30 años, pero la mayoría está entre las edades de 24 y 40 años. Cuando comenzamos en el 2016, el 70% eran personas de entre 40 y 50 años. También hay pacientes de edad avanzada”, agregó Domínguez.

En tanto, Ingrid Schmidt, expresidenta de la Asociación de Cannabis Medicinal de Puerto Rico y directora de Cannaworks Institute, expresó que la cantidad de pacientes que busca el cannabis para aliviar sus afecciones de salud sigue en ascenso, con lo que coincide Carmen Serrano, CEO de BWell Healing Center, en cuyo caso está experimentando un alza en la llegada de pacientes nuevos.

“En general ha habido un aumento en la venta de cannabis medicinal y ahora por miedo al covid-19, también están comprando más productos en una misma visita. Tenemos seis dispensarios y promediamos entre 1,500 y 2,000 pacientes por establecimiento”, declaró Serrano.

Por otro lado, José Franceschini, director del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Central del Caribe, expresó a EL VOCERO que el “porcentaje de los padecimientos psiquiátricos que provienen del dolor físico, es bien alto. El dolor crea síntomas de ansiedad, depresión, estrés postraumático o ataques de pánico. Es importante distinguir que lo que ha incrementado no son las enfermedades, sino los síntomas de salud mental. Lo que pasa es que la gente llega a los dispensarios y dice que tiene ansiedad o depresión y no menciona la enfermedad o el dolor que se los produce”, explicó.

El psiquiatra, quien favorece las propiedades del cannabis medicinal como parte del tratamiento a la salud mental, confirmó el aumento de pacientes en su oficina.

No obstante, a Franceschini le preocupa que los pacientes de cannabis medicinal no reciban la información necesaria en los dispensarios, más el estigma sobre el uso de productos derivados del cannabis en la sociedad.

“Hay médicos en contra del cannabis porque no están informados de las propiedades de este botánico. El problema también es que cuando hay una receta de medicina, la gente le hace preguntas al farmacéutico, pero cuando va a un dispensario de cannabis medicinal, quienes dispensan los productos no tienen el conocimiento de lo que el cannabis hace en el cuerpo. Tienen poca educación médica, lo que toman son unos cursos, por lo que no saben de enfermedades”, resaltó el profesional de la salud mental.

Según explicó, el cannabis es un antiinflamatorio potente que es eficiente para tratar enfermedades como artritis, cáncer, dolor crónico, fibromialgia, esclerosis lateral amiotrófica, esclerosis múltiple y enfermedades degenerativas, además de las mentales, como el Alzheimer, la depresión y los desórdenes de ansiedad.

Venta de cannabis en la Isla

El incremento en el número de personas que utiliza el cannabis para mejorar sus padecimientos, se evidencia en la venta de productos de cannabis medicinal en los cerca de 230 dispensarios que hay en la Isla, según las estadísticas del Departamento de Salud (DS).

Según los datos más recientes del DS, en la Isla existen 402 médicos autorizados a recomendar el cannabis medicinal. El 48% de los pacientes de cannabis medicinal son hombres y el 42% mujeres. El 22% son personas de entre 31 y 40 años, el 21% de entre 21 y 30 años, seguido por la población de entre 41 y 60 años.

Previo a la pandemia de covid-19, entre las personas autorizadas a adquirir los productos de cannabis, el 19% son personas con desorden de ansiedad, con un total de 17,437 pacientes; el 18% son pacientes con dolor crónico, con un total de 16,829, y el 11% son personas diagnosticadas con depresión, con un total de 10,239 pacientes.