APP
Fontanés dijo que el gobierno tiene dos APP exitosas: el arrendamiento del aeropuerto Muñoz Marín y la concesión de los expresos PR-22 y PR-5. >Archivo/EL VOCERO

El modelo de Alianzas Público Privadas (APP) podría cobrar mayor relevancia tras la crisis salubrista y económica generada por la pandemia del covid-19, pues brinda una alternativa eficiente para reparar, modernizar o reconstruir la infraestructura crítica de un país sin afectar su limitado capital.

Este fue el consenso de los panelistas que abordaron el tema en el foro digital APP: Aliadas del progreso, que celebró el Centro para Renovación Económica, Crecimiento y Excelencia (Crece).

De acuerdo con David Álvarez, vicepresidente de la empresa de asesoría CPM y exdirector ejecutivo de la Autoridad para las Alianzas Público Privadas (AAPP), mientras los centros urbanos continúan creciendo, la inversión en infraestructura por parte de los gobiernos continúa mermando.

“Las infraestructuras están sujetas a una serie de tendencias globales. Una de estas es que poblacionalmente se estarán agregando 2,000 millones de personas en la próxima década. Los centros urbanos continúan creciendo y es necesario que las infraestructuras se adapten a esto y satisfagan las nuevas necesidades”, afirmó Álvarez.

El ejecutivo sostuvo que existe una insuficiencia de inversión a nivel mundial de $49 trillones al 2030 para transformar la infraestructura necesaria y satisfacer las necesidades que se presentarán en la próxima década. No obstante, aclaró que la solución para cerrar la brecha está en hacer alianzas con el sector privado.

“Parte de la solución reside en el sector privado, que tiene disponible $120 trillones (a nivel mundial, según McKinsey Global Institute) para ser movilizados a infraestructura y cerrar la brecha en inversión que afecta la evolución de la infraestructura necesaria. Hay un gran superávit de capacidad de inversión en el sector privado y esto cobra mayor relevancia post pandemia”, apuntó.

Ante estos datos, Álvarez afirmó que cada vez más países se están moviendo a la integración estratégica del sector privado para atender la deficiencia en inversión mediante el establecimiento de sus respectivos marcos normativos para las APP. Algunos de estos son Canadá, México, Guatemala, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Colombia, Perú, Brasil, Chile, Uruguay, Jamaica, República Dominicana, Puerto Rico y Estados Unidos, este último el más adelantado.

No obstante, Fermín Fontanés, director ejecutivo de la AAPP, aseguró que Puerto Rico es uno de los países con uno de los marcos regulatorios de APP más adelantado. Las APP fueron integradas al gobierno mediante la Ley 29 de 2009 —promulgada bajo la administración del entonces gobernador Luis Fortuño— y ha sido replicada en varias ocasiones por otros países, incluyendo Estados Unidos.

“Nuestro marco regulatorio es transparente, efectivo y robusto. Tenemos una política pública clara y fiscalmente responsable. Logramos entrar al mercado de las APP con un marco fuerte que fortalece la imagen de la Isla en el entorno de negocios”, expresó el funcionario.

Fontanés recalcó que dada la precaria situación fiscal que enfrenta el gobierno y la incapacidad para invertir en infraestructura crítica, las APP le han permitido apalancar la inversión necesaria para asegurar la continuidad de los servicios. “Las APP nos han permitido impulsar la infraestructura y los servicios en los que el gobierno no tiene dinero para invertir”, añadió.

Según Fontanés, el gobierno de Puerto Rico tiene “dos proyectos exitosos”: el arrendamiento a largo plazo del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín (AILMM) y la concesión de los expresos PR-22 y PR-5, a los que próximamente se le sumarán la concesión de la operación y mantenimiento del transporte marítimo entre Ceiba, Vieques y Culebra y la privatización del sistema de transmisión y distribución energética de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

El titular de la AAPP afirmó que tienen sobre el tintero las APP para la concesión de la operación de los aeropuertos regionales, el sistema de generación de la AEE, la operación de los muelles turísticos del Viejo San Juan, el servicio y sistema de medición de uso de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), entre otras.

Mientras que, Sigmund Freund, director ejecutivo de Alianzas Público Privadas de República Dominicana, indicó que el país vecino estableció su marco regulatorio el pasado año previo a la pandemia.

“Las APP van a jugar un rol bien importante en el desarrollo de infraestructura de calidad necesaria para sustentar el crecimiento demográfico y económico, cuya inversión se ha quedado atrás”, sostuvo.

Actualmente, la APP más ambiciosa en República Dominicana se otorgó para el desarrollo de un nuevo destino turístico. El proyecto vislumbra el desarrollo de 12,000 habitaciones de hotel, la construcción de un nuevo aeropuerto internacional, sistema de generación eléctrica y agua potable. 

“Buscamos desarrollar un nuevo destino turístico en Bernales, una de las regiones más pobres en el país. Tiene una inmensidad de recursos naturales que la hacen ideal para la inversión privada. Las mejores playas están en esa área. Es parecido a lo que se hizo para desarrollar a Cancún, en México”, puntualizó.