VR24112016_ACTUALIDAD_VIERNES_NEGRO_AS 17

Las ventas navideñas comienzan con las ofertas de la Venta del Madrugador el día después de Acción de Gracias. >Archivo/EL VOCERO 

El sector del comercio al detalle ya está listo para capitalizar en el último trimestre del año la pérdida en ventas experimentadas en los pasados meses, y —como de costumbre— el fuerte serán las celebraciones navideñas, ya que en las próximas fechas del Día de las Brujas y de Acción de Gracias, el consumo no es tan significativo.

Las ventas durante la temporada de Navidad —que justo comienzan con la Venta del Madrugador luego del Día de Acción de Gracias y se prolongan hasta la primera semana de enero— representan el 30% del volumen total de consumo que se genera en el año.

Entre abril y julio de este año hubo una caída de 3.77% en las ventas al detalle, en comparación con dicho periodo del año pasado. Pero fue el mes de julio cuando las ventas mostraron una de las bajas más significativas —en torno a un 6.23% menos— al comparar con el mismo mes en 2018.

Comerciantes entrevistados dijeron que mantienen una postura optimista a pesar de los retos, que incluyen la amenaza de la eliminación del bono de Navidad, la incertidumbre que genera la eventual reducción en las pensiones, y la lentitud en la llegada de los fondos para la recuperación de la Isla.

La apuesta en la Navidad cada vez es mayor, según explicaron los comerciantes, porque es una fecha que año a año se adelanta un poco más, y quedan relegadas las demás celebraciones. Ejemplo de ello es el inventario para Halloween, que todos los años es más reducido.

Enid Monge, presidenta de Empresarios por Puerto Rico, dijo a EL VOCERO que los esfuerzos siempre están presentes, pero se redoblan principalmente para la Navidad. Adelantó que lanzarán una campaña dirigida a festejar en la temporada, y que se deje en el pasado las experiencias difíciles de los últimos años.

“Esperamos poder lograr ventas superiores a las del año pasado, apostando a celebrar y hacerlo apoyando lo nuestro y reforzando nuestras tradiciones. Hay que seguir hacia adelante, dar gracias y festejar. Tenemos que devolverle la Navidad a nuestra Isla”, afirmó Monge, quien agregó que —en efecto— las festividades de las Brujas y Acción de Gracias han quedado rezagadas “porque la gente quiere brincar del verano a la Navidad”.

Anotó que el problema del inventario continúa como un dolor de cabeza para la industria, porque los comerciantes tienen que ser comedidos en lo que compran para evitar un alto pago de impuestos. “Hay suficientes abastos, pero los comerciantes optan por adquirir relativamente lo que pueda tener salida de inmediato”, añadió.

En el caso de Iván Báez, presidente de la Asociación de Comercio al Detal, anticipa una temporada navideña muy similar al año pasado. Comentó que ya han notado un tráfico mayor de clientes en las tiendas locales como en las multinacionales. Le hizo un llamado al gobierno para que pague el bono de Navidad, porque se traduce en ventas para los comerciantes, ingresos para el fisco y dinero disponible para los consumidores. “Se trata de la tripleta del éxito. Con este pago del bono todas las partes ganan”, expresó Báez.

Retomó igualmente el tema del inventario y reconoció que la presión de los alcaldes y el gobierno para que no se derogue ese impuesto mantiene un modelo que limita la cantidad de inventario disponible en las tiendas.

Regreso a las estadísticas pre María

En el Centro Unido de Detallistas (CUD), su presidente Jorge Argüelles opinó que las ventas han comenzado a regresar a los números previos al paso del huracán María, que, aunque mejores que al presente, ya mostraban tendencia a la baja.

Destacó que la esperanza de todos los sectores —no solo el comercial— es la bonanza que se pueda generar con la llegada de los fondos federales y su buen uso. De lo contrario, se podría experimentar lo que ocurrió con el desembolso inicial del dinero de FEMA y los seguros.

“Las ventas subieron, pero una vez se acabó el dinero ha vuelto la tendencia a la baja. Lo importante es que ese dinero lo pongan a producir y se convierta en dinero recurrente circulando en la economía”, recomendó.

reportera