Mall of SJ

The Taubman Company, propietarios de The Mall of San Juan, enviaron una misiva a sus inquilinos en la que enfatizan que están obligados a cumplir con sus respectivas rentas y los exhortó a que reclamen las pérdidas que la decisión pueda ocasionar a sus seguros de interrupción.

“Los ingresos que reciben por concepto de renta son esenciales para la operación del centro comercial”, reza el documento.

Ante esto, el subcomisionado de la Oficina del Comisionado de Seguros (OCS), Rafael Cestero detalló a EL VOCERO que los comerciantes no pueden contrarrestar las pérdidas ocasionadas por el pago de la renta con una reclamación al seguro porque en situaciones en las que una empresa ha sido cerrada como parte de un cierre obligatorio o voluntario, no se considera que dicha propiedad ha sufrido un daño físico. “La cubierta está diseñada para cubrir pérdidas financieras en las operaciones del negocio a consecuencia de un evento o suceso declarado en la póliza”, enfatizó.

En los pasados tres años, el centro comercial de 620 mil pies cuadrados -que en un inicio se concibió como un exclusivo centro de lujo- ha enfrentado una racha de cierres de sobre una decena de tiendas y restaurantes de cadena, cuyos espacios se han prestado a llenar con establecimientos locales.

“No es la mejor práctica y es frustrante porque los negocios pequeños somos los que mantenemos a este centro comercial y los que en un momento los salvamos de que estuvieran vacíos y se le fuera la única ancla que les queda”, expresó un comerciante local que opera en el centro comercial y que prefirió no ser identificado.

Según sostuvo el empresario, “las tiendas de cadena que aún mantienen tienen grandes abogados como parte de su nómina que los ayudan en estos casos y tienen pólizas para todo evento que merman el impacto, pero nosotros tenemos que incurrir en gastos adicionales para poder defendernos”.

Señaló, además, que su establecimiento emplea a seis personas y que la determinación del centro comercial lo podría llevar a incumplir con los salarios. “Tengo empleados con los que tengo un compromiso y a los que quiero seguir ayudando, pero me están poniendo en una disyuntiva sobre si pago los salarios o pago la renta”, indicó el comerciante.

Por su parte, Marnie Marquina, gerente general de The Mall of San Juan, indicó a EL VOCERO que la comunicación fue enviada para proteger los derechos del arrendatario, pero que no evita que puedan entrar en negociaciones individuales con cada uno de los inquilinos para satisfacer sus necesidades.

"Entendemos que estos tiempos serán difíciles para algunos inquilinos. Estamos tratando de navegar esta situación de la mejor manera posible, mientras somos tan flexibles como podamos con nuestros inquilinos tomando en cuenta nuestras obligaciones continuas. Si bien el memorando del inquilino sirvió para proteger y establecer nuestros derechos como arrendatario, no reemplaza nuestra voluntad de hablar con cada uno de nuestros inquilinos sobre sus desafíos individuales y ayudarlos a trazar un rumbo y curso de acción apropiada a futuro”, enfatizó la ejecutiva.