halloween

Los pronósticos en la Isla sobre las ventas para la Noche de Brujas apuntan a que habrá leve mejoría para el comercio al detal, pero la escasez de productos y la acogida que han tenido las ventas por internet —intensificadas por la pandemia de covid-19— ha influido en la baja en ventas durante lo que muchos comerciantes consideran el comienzo de la época navideña.

Aunque el presidente de la Asociación de Comercio al Detal (Acdet), Iván Báez, aseguró que este año las ventas festivas manifiestan un despunte favorable, este es comparado con el año pasado, cuando no se materializó la celebración para evitar el contagio con covid-19.

“Es un crecimiento que tienes que mirarlo desde el contexto de que no hubo temporada de Halloween el año pasado y en adición a eso hay menos mercancía este año para la venta”, indicó Báez. Señaló también que los comercios suelen comprar la mercancía para los días festivos con meses por adelantado.

En Estados Unidos la tendencia también apunta a que habrá un crecimiento en ventas mayor al del año pasado. Según una encuesta elaborada por la Federación Nacional de Detallistas (NRF por sus siglas en inglés), este año se esperan ventas ascendentes a $10,140 millones, en comparación con los $8,000 millones del año pasado.

Aunque productos como los dulces y la decoración han mantenido un flujo de ventas positivo en negocios de todo tamaño, la venta de disfraces ha caído estrepitosamente, debido en parte al poco inventario que ha llegado a las tiendas y al auge que ha tenido la compra de estos artículos por internet.

“Comparado con otros años —sin contar el 2020— este año ha estado lento”, explicó Jesús Vázquez, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD). “No se consiguen tantas cosas como antes. Pero lo importante ahora mismo es que el usuario de internet que comenzó a hacer compras durante la pandemia, prácticamente ya todo el mundo se acostumbró a eso”, agregó.

Ante el alza en las compras por internet, Vázquez informó que el CUD ha impulsado que sus miembros se muevan al mercado digital para ampliar el alcance de las ventas. No obstante, agregó que han observado dificultades entre los comercios más pequeños para hacer el ajuste, pues el proceso es largo y requiere de educación adicional para operar la nueva plataforma de ventas.

Un negocio en Puerto Rico que recientemente logró hacer la transición a tiempo para la temporada festiva es Teatrocentro, cuya página web comenzó a vender inventario disponible, como disfraces, maquillaje y ropa de baile. Para la dueña, Diana Meléndez, la experiencia ha sido exitosa pues han percibido un aumento en las personas que han llamado y que han entrado a diario a la tienda, ubicada en San Patricio Plaza.

“Sí vemos muchos clientes que se han movido a hacer sus compras ‘online’. Eso nos llevó a nosotros a crear nuestra propia página. Pero sí estamos viendo que hay clientes en búsqueda de algo diferente y ese movimiento no ha cambiado, siempre llega este cliente que viene a nuestra tienda porque no encuentra lo que busca ‘online’”, detalló Meléndez a El Vocero.

De la misma forma que los comercios no han logrado conseguir variedad para sus surtidos, los consumidores también han enfrentado problemas con el servicio de correo para recibir los paquetes a tiempo. En el caso de Meléndez, esta situación ha obrado a su favor porque su negocio provee una alternativa inmediata para conseguir los disfraces.

En Party City, la estrategia de vender en línea y recoger en el estacionamiento ha resultado favorable a sus ventas, según indicó Cathybell Marín, gerente de ventas institucionales de la cadena.  

“Este año las ventas van muy bien. Mejor que el año pasado. Ya la gente quiere celebrar, aunque sea en sus propias casas. El ofrecer la venta en línea y el recogido en el estacionamiento de la tienda nos ha resultado muy favorable”, puntualizó. Agregó que aunque buena parte del inventario se ha retrasado, han podido cumplir con la demanda existente. 

En su tienda, los disfraces de superhéroes y princesas siguen siendo los que más piden para los menores y en el caso de los adultos el disfraz de la serie La casa de papel es bien solicitado.

“También están comprando accesorios y maquillaje para preparar sus propios disfraces”, añadió Marín, tras asegurar que los precios de los disfraces se han mantenido similares a los de temporadas anteriores.