turismo

>Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

El Concilio Empresarial de Turismo recomienda impulsar las zonas de interés turístico en Puerto Rico mediante la inversión de fondos federales, fomentando así la autosuficiencia y un desarrollo económico sostenible.

“Es imperativo que una parte de los fondos federales que ha recibido la Isla se inviertan en un plan de desarrollo económico a largo plazo en el que el turismo sea punta de lanza. Para ello, proponemos que se creen distritos de mejoramiento turístico a través de toda la Isla que permitan optimizar la infraestructura, el embellecimiento de áreas públicas y la seguridad”, señalaron los copresidentes del Concilio, Federico J. Sánchez Ortiz, principal oficial ejecutivo de Interlink y Federico Stubbe, Jr., principal oficial ejecutivo de PRISA Group.  

“Debemos fortalecer nuestra industria de cara a la marcada competencia global, por ello recomendamos una inversión billonaria de los dineros del programa federal CDBG-DR en proyectos estratégicos de desarrollo de infraestructura de beneficio público en designados distritos turísticos. Una inversión de un 10% de estos fondos asignados a la Isla generará una oferta de clase mundial y un efecto multiplicador en municipios y en el destino”, destacó Stubbe. 

En las últimas décadas, países y ciudades han hecho mejoras a su infraestructura pública y entorno con proyectos de clase mundial que han transformado su destino, generando inversión y empleos. Ejemplo de esto lo son: Bilbao con el Museo de Guggenheim y el Puente de Calatrava, Port Vell en Barcelona, The High Line en Nueva York, Brickell en Miami, Puerto Madero en Argentina, Canalejas en Madrid y Costa Verde en Lima.

En Puerto Rico ya se han hecho proyectos emblemáticos como el Paseo La Princesa, el Barrio de Ballajá en el Viejo San Juan y el Distrito de Convenciones, por mencionar algunos.

Por ejemplo, una inversión de $1,000 millones puede generar 10,000 empleos directos y cerca de 350,000 nuevos empleos indirectos privados en 15 años. Además, permitiría duplicar el ingreso familiar de los puertorriqueños y acercarnos al ingreso promedio en el territorio continental de Estados Unidos. El crecimiento económico anual promedio podría tener el efecto de aumentar los ingresos personales de su nivel actual de $21,832 a $32,547 en 2030.

Además, la financiación del gobierno como incentivo para los inversores turísticos en estos distritos creará inversiones privadas en otros sectores, como lo son bienes raíces, restaurantes, transportación, comercios, servicios y agricultura, entre otros. La inversión de $1.00 en desarrollo turístico genera $2.5 dólares en inversión indirecta.

“Uno de los pilares de nuestro concilio es el desarrollo del destino y por esto favorecemos la creación de políticas públicas y privadas que promuevan y estimulen el desarrollo turístico de calibre mundial, con la meta de duplicar la contribución del turismo al Producto Interno Bruto de Puerto Rico, respetando nuestros recursos naturales que representan el activo más valioso de nuestra Isla”, señaló Sánchez.

“Nuestro objetivo en el Concilio es uno: hacer del turismo una prioridad de desarrollo económico para Puerto Rico, donde la industria turística sea un generador de empleos nuevos, bien remunerados, con potencial de crecimiento y avance profesional”, dijo Stubbe.

Los portavoces finalizaron señalando que, “ante el panorama fiscal que enfrenta Puerto Rico, es más necesario que nunca, fortalecer la industria del turismo. Esta industria emplea unas 80 mil familias, mientras apoya a la Universidad de Puerto Rico, la operación de la Compañía de Turismo y a miles de negocios a través de toda la Isla”.