Turismo

La industria hotelera está 80% por debajo del volumen de negocios registrado a la misma fecha el pasado año. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

Ante las limitaciones que suponen sobre la industria turística las restricciones impuestas por la nueva orden ejecutiva para mitigar el coronavirus, la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (Prtha, en inglés) prevé otra dramática caída en reservaciones y la pérdida de más empleos en el sector.

A finales de la semana pasada, la gobernadora Wanda Vázquez Garced prohibió el uso recreativo de las playas y limitó los casinos y piscinas a un 30% de su ocupación total tras registrarse un aumento en los contagios. A juicio del presidente electo de la Prtha, Joaquín Bolívar III, las limitaciones impuestas a las hospederías resultan ilógicas e imposibilitan la recuperación del sector.

“No entendemos el razonamiento detrás de las restricciones que nos imponen. En los hoteles no se han registrado brotes, ni empleados enfermos. Contamos con protocolos extremos de salubridad. Las limitaciones de las facilidades evitan que los hoteles puedan tener una recuperación”, señaló el empresario.

Bolívar, también presidente del San Juan Water Beach Club, enfatizó que la caída en reservaciones que se ha registrado desde el anuncio de la Orden Ejecutiva 2020-080 el pasado viernes, ha sido de doble dígito y que el impacto ha sido más palpable en las hospederías de la zona metropolitana.

Hasta el momento, la industria hotelera está 80% por debajo del volumen de negocios registrado a la misma fecha el pasado año. No obstante, con la reapertura económica anterior habían comenzado a registrar adelanto en la ocupación, principalmente durante los fines de semana.

“Justo cuando estábamos registrando una leve mejoría vuelven a limitarnos. No era que estábamos bien —porque no hay ningún hotel que esté ganando dinero— pero había algo de dinero fluyendo los fines de semana y habíamos comenzado a contratar empleados nuevamente”, sentenció el ejecutivo.

Aumento en desempleo

Bolívar —quien tomó el batón de la presidencia de la junta de directores de la Prtha hace una semana— puntualizó que si no se hubiese implantado la orden que limita los ofrecimientos, la tendencia reflejaba que registrarían un incremento de 10% aproximado en ocupación para enero de 2021. La temporada alta para el turismo local suele ser durante los meses de noviembre a marzo.

“No hay proyección alguna de temporada alta este año. Esto será un periodo bien triste. Habíamos empezado a contratar nuevamente y son personas que lamentablemente, en medio de las navidades, estarán de vuelta en el desempleo. Más triste aun es que los beneficios federales adicionales para estas personas ya se acabaron. Es un escenario bien triste”, detalló el presidente.

Se estima que la actividad turística en la Isla representa más de 80,000 empleos directos e indirectos, de los que aproximadamente el 80% ha sido cesanteado o despedido. La ley laboral establece que luego de tres meses de suspensión temporera procede el despido automático, y al pasar seis meses, los patronos no están en obligación de volver a contratarlos.

“Estamos conscientes de la situación fiscal de la industria. Aquí todos tenemos pérdidas como consecuencia de la pandemia. Eso es innegable. Esto es peor que los que vivió la industria luego de los ataques del 11 de septiembre. Es la peor situación que hemos enfrentado en las últimas tres décadas”, agregó el empresario.

Cambios en el perfil del turista

Bolívar entiende que las líneas aéreas juegan un rol importante en la recuperación de la Isla como destino, pero no obstante, alertó que frente a la caída en el precio de los pasajes aéreos hacia Puerto Rico, se ha registrado un cambio en el perfil de los turistas que llegan a la Isla, quienes no necesariamente contribuyen a la recuperación de la industria.

“Se están viendo tarifas muy bajas a Puerto Rico. Boletos ida y vuelta desde $34. Eso causa problemas en el destino y no contribuye a la recuperación económica. Estos viajeros no necesariamente se hospedan en los hoteles y si lo hacen, no consumen nada dentro de la hospedería”, explicó.

“Estos viajeros vienen con un presupuesto limitado y no buscan consumir en las propiedades, ni en los restaurantes que les suplen servicio a los hoteles. No es que los pasajes baratos nos convierten en el destino del baratillo, pero no se ve el glamour que se veía antes en el perfil del viajero que nos visitaba. El impacto de estas visitas es menor”, agregó el hotelero.

Piden más fondos para el DMO

Bolívar también opinó que es necesario que Puerto Rico cuente con los recursos necesarios para hacer frente a la competencia cuando los destinos turísticos vuelvan a operar con normalidad. Ante la situación que entiende se avecina, hizo un llamado al gobierno para que le asigne más dinero a la Organización de Mercadeo de Destino (DMO), Discover Puerto Rico.

Según datos de la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), actualmente el DMO cuenta con un presupuesto de $25 millones provenientes de los recaudos del impuesto hotelero o ‘room tax’, de los cuales la organización destina un 70% aproximado a estrategias de mercadeo, promoción y venta; un 22% a gastos de nómina y 8% para gastos administrativos.

“El gobierno tiene que asignar fondos adicionales para el mercadeo de la Isla. Ellos no han estado gastando en obras públicas, ni han pagado su deuda en los últimos años. Los fondos están ahí y lo que hay es que pedir una asignación especial a la Junta de Control Fiscal. El DMO es clave para nuestra recuperación. El retorno de lo que se invierte en promoción es mucho”, enfatizó.

Finalmente, el ejecutivo dejó saber su oposición a que la CTPR se convierta en una oficina del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC). “La clave para nuestra recuperación es un DMO manejando el mercadeo del destino y una CTPR manejando los estándares y el desarrollo del turismo. Esta es la fórmula perfecta”, puntualizó.