Crecimiento sostenido en la migración

Archivo

El coronavirus (Covid-19) ha recrudecido la severa crisis económica que enfrenta Puerto Rico desde hace más de una década lo que podría dar paso a que sobre 300 mil puertorriqueños abandonen la Isla en los próximos dos años en un intento por conseguir mejores condiciones de vida.

De acuerdo con un estudio de la firma de investigación Inteligencia Económica, las pérdidas económicas ocasionadas por la propagación del virus en la Isla sobrepasarán los $10,000 millones, mientras que un total de 417,000 empleos o 46.8% de los 870,800 empleos existentes en la Isla se verán afectados de manera directa.

Ante esto, la firma estima que una segunda ola migratoria de 300,000 personas podría darse entre el 2020 al 2022, lo que mermaría la población a 2.7 millones de personas. Esto se suma a las más de 600,000 personas que se han marchado desde el 2010 al 2019 como resultado del prologando estancamiento de la economía.

Esta merma sería mayor que la registrada a consecuencia del huracán María. En el 2018, tras el embate, 142 mil personas abandonaron la Isla. Esto representó una merma de 4.3% de la población respecto al año anterior, que quedó en 3,195,153 habitantes. Este es el mayor decrecimiento registrado hasta el momento. 

En términos de empleo, Inteligencia Económica estipula que el coronavirus ha ocasionado más pérdidas de trabajo que el huracán María. “María destruyó 50,000 empleos que nunca se recuperaron totalmente. El Covid-19 -hasta el momento- ha provocado el desempleo de 350,000 empleados privados, casi el 50% de la nómina privada”, detalla la agencia. 

“En el 2019, el empleo total en Puerto Rico ascendió 870,000, de los cuáles 650,000 eran privados, y 220,000 eran generados por el gobierno. La actual crisis pone en riesgo 343,000 empleos de cinco industrias importantes. Si se perdiera el 25% de estos empleos, se perderían 85,000 plazas de trabajo de forma permanente. El 13% del empleo total privado”, sostuvo la firma de investigación. 

Asimismo, Inteligencia Económica detalló que los empleos relacionados a las industrias de comercio al detal, restaurantes, hoteles, salud y autos son los que mantienen un mayor nivel de riesgo. Estas industrias generan un aproximado de 343 mil empleos directos que podrían estar en peligro.