Compra

Un 51% de los entrevistados también está haciendo las compras para los padres o suegros. >Suministrada

Radiografía del Consumidor, el estudio más abarcador de la industria de alimentos comisionado por la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), reveló que los cambios de comportamiento que ha traído el encierro provocado por el Covid-19 ha transformado la compra de alimentos en el hogar.

Según se desprende del estudio, el gasto mensual incrementó en 18%, de $422 a $500, en comparación con 2019, cifra superior al año en que pasó el huracán María por la Isla, cuando el gasto se situó en los $458, la cifra más elevada hasta ahora.

Contrario a lo que solía ser la modalidad —acorde con los estudios pasados—, este año es el esposo quien en un 33% efectúa la compra de alimentos, seguido por la esposa, con el 31%. De igual manera, un 51% de los entrevistados también está haciendo las compras para los padres o suegros.

Como en años anteriores, los supermercados siguen siendo el canal de compras más patrocinado, experimentando, —en el pico de la pandemia— un alza de 8%. Asimismo, las tiendas de conveniencias reflejaron un crecimiento de 18%. Además, el 24% de los encuestados aseguró haber utilizado alguna plataforma digital para la compra de alimentos. Este sector tuvo un aumento de 60% comparado con 2019.

Ante la prolongación del tiempo de encierro, Radiografía del Consumidor identifica el alza en la frecuencia de las visitas a los supermercados, registrando ocho visitas promedio al mes, comparado con seis el pasado año, para un incremento de 33%. La cantidad de visitas mensuales a las tiendas de conveniencia y farmacias aumentó también de 1.4 a 4.3 y de 1 a 6, respectivamente.

El estudio adjudicó esta tendencia alcista a que las personas están desayunando nuevamente en sus hogares, las necesidades del consumidor que trabaja remoto, los cambios en los patrones de consumo y la necesidad de opciones para la merienda de los estudiantes en el hogar. A ello sumó el que ahora las familias están cenando en sus casas en ocasiones especiales y fines de semana, a la vez que todavía hay muchos restaurantes operando de manera limitada.

Otro elemento que fue identificado en el estudio es la inyección de fondos adicionales al Programa de Asistencia Nutricional (PAN), que concluyó en septiembre. Acorde con los datos reflejados en el programa, desde 2015 hasta 2019 los fondos asignados al PAN han ido en alzada, lo que provoca un aumento en el dinero personal disponible.

Datos suministrados por MIDA evidencian que actualmente el programa del PAN constituye el 40% de las ventas totales de alimentos no preparados.

Desde el inició de la emergencia por la pandemia de Covid-19, en la Isla se han recibido cerca de 159,000 solicitudes nuevas para este programa, de las cuales 120,000 fueron elegibles para esta asistencia federal. Al momento hay 1.5 millones de participantes —832,000 familias— recibiendo los beneficios del PAN.

Durante la presentación del estudio, MIDA discutió las medidas que se analizan en el Congreso federal y que impactan directamente la alimentación de los puertorriqueños, por lo que hizo un llamado a unirse a los esfuerzos que está haciendo para lograr que la Isla sea incluida en igualdad de condiciones con los estados de la nación.

Entre los programas bajo discusión federal se encuentran el Pandemic EBT 2 Relieve, el Hero Act Proyect and General Provisions y el Farm Bill.

reportera