planting vegetable seedlings such as kohlrabi and radishes in a raised bed on a balcony

El exceso de tiempo disponible producto del encierro que ha generado la pandemia del Covid-19 unido al temor de una escasez alimentaria, han impulsado el desarrollo de huertos caseros en miles de hogares.

Los puertorriqueños están visualizando el huerto casero como una actividad de entretenimiento durante el encierro que ha ocasionado el Covid-19, y también como una opción para fortalecer su alacena de una manera económica y saludable, sobre todo ante la posible escasez de alimentos durante la crisis de salud mundial.

Marilyn Rosa, presidenta de la Asociación de Mujeres Agroempresarias de Puerto Rico, ha visto como el consumidor boricua cada día le brinda mayor importancia a producir alimentos en su patio o finca para alimentar a sus comunidades.

“Hay gran interés en la agricultura para tener provisiones en los hogares. Buscan aprender de ecología —que es la ciencia que combina las plantas con su entorno— porque algunas ayudan a crecer a otras. Por ejemplo, hay plantas aromáticas que protegen a otras de los insectos que no son beneficiosos y hacen que lleguen los beneficiosos como las mariposas y abejas que polinizan. Esto se ha vuelto una terapia para las familias que también aprovechan el espacio que tienen para alimentar a los suyos”, explicó.

Rosa, quien cultiva fresas y uvas a la vez que les enseña a sus estudiantes cómo lograr que estas plantas frutales se desarrollen, indicó que durante el encierro todo lo relacionado a los cultivos que son viables en los patios de las residencias, es muy solicitado.

“Buscan guías para preparar el suelo y lograr cosechas, porque puedes tener una buena semilla, pero si el suelo no es bueno, no crecen las plantas. Debe haber un control biológico. Se usan los mismos materiales de la naturaleza como la composta. Se están dando muchos talleres de siembra y la gente está bien interesada en el tema”, aseguró la agricultora del municipio de Las Piedras.

Esta realidad es la que ha hecho que jóvenes emprendedores estén siendo exitosos en la venta de productos para la agricultura en los hogares, como es el caso de Pedro Carlo, quien con tan solo 22 años ha captado el segmento de los huertos caseros desde el mes de marzo.

El negocio lo trabaja desde la marquesina de su hogar, y con la ayuda de cuatro amigos produce los Terra Box. Este producto consiste de un “kit” de huerto que incluye una estructura en PVC, con semillas, herramientas y todo lo necesario para desarrollarlo en espacios pequeños como los apartamentos.

“Siempre tengo por lo menos 12 órdenes a la semana. Se piden por internet y luego yo las entrego. Al principio de la pandemia llegué a tener sobre 200 órdenes a la vez, no daba abasto, porque la gente estaba encerrada en sus casas y lo buscaban como entretenimiento. Al principio fue bien difícil tener los materiales porque las ferreterías estaban cerradas. Ahora aprendí y siempre tengo inventario como para 50 órdenes”, explicó Carlo, propietario de Terra Industries LLC y estudiante de Gerencia Industrial, quien atiende la demanda de su novel negocio a la vez que asiste a la universidad.

Carlo entiende que las personas que llegan en este momento hasta él para adquirir los artículos para comenzar un huerto en espacios limitados, también lo hacen como medio de sustento por el miedo que les ha provocado la pandemia de Covid-19.

“Ha aumentado la conciencia de alimentación, sobre todo por una más saludable, por lo que la gente quiere hacer su huerto. Muchos me piden las cajas como regalo y otros son un poco alarmistas y están preocupados por una posible escasez de alimentos. Al principio de la pandemia me pedían las cajas para entretenerse en el hogar, pero ahora lo hacen más para cultivar y tener en su patio o balcón, lechuga, tomates, recao, pimientos, cilantrillo, perejil, espinaca, etc.”, explicó el empresario.

Adelantó que ya visualiza nuevas alternativas para los clientes que quieren tener un huerto, pero el espacio que tienen disponible carece de luz solar. Se trata de una idea en pleno desarrollo, indicó.

Mientras, los cultivos hidropónicos también se han convertido en una opción para quien prefiere ver crecer sus alimentos sin la necesidad de preparar la tierra y dentro de espacios reducidos o más amplios.

“La hidroponía es el cultivo de plantas por medio del agua con nutrientes. Esta alternativa tiene auge, especialmente en mujeres de 50 años en adelante. En este segmento es donde mayor crecimiento he visto. También lo buscan los adolescentes entre 14 y 18 años para comenzar a ganar su propio dinero y los jóvenes adultos que miran más la agricultura en general”, comentó Efraín Barbosa, dueño de All Ponics, en Caguas.

Las razones para comprar estos sistemas son diversas, pero el deseo de aprender sobre el tema de cultivo en general lo tiene toda persona interesada en realizar esta actividad en su hogar, ya que conocer cómo trabajar la hidroponía correctamente es vital para obtener buenos resultados.

“Ha crecido mucho la concienciación por los recursos alimentarios, aunque también mucha gente busca un huerto hidropónico por el aburrimiento en los hogares. Con este sistema se pueden cultivar espinacas, berro, pimiento, coliflor, brócoli, etc.”, aseguró Barbosa, quien vende las semillas y el equipo necesario para los sistemas de cultivos, y que incluyen la orientación adecuada para desarrollarlos efectivamente.

Comentó sobre el huerto de última generación o de autorriego, al que se le añade agua en la parte baja del embalse, y la acuaponía que son plantas fertilizadas por peces. “Todo esto es el futuro”, afirmó.