villamil

A poco más de un año de la crisis económica generada por la pandemia, los empresarios y comerciantes locales comienzan a tener más optimismo con la expectativa de contratar empleados, expandir operaciones y aumentar ventas, según el Índice de Confianza del Empresario Puertorriqueño.

El economista José Joaquín Villamil, principal oficial ejecutivo de Estudios Técnicos -firma que elabora el índice-, sostuvo que, aunque un 80.8% de los empresarios puertorriqueños encuestados aseguran que Puerto Rico se mantiene en recesión, la expectativa de confianza ha mejorado.

El Índice ha mejorado en el 2021 para llegar a un 56.5 en comparación con 47.7 en el 2020. Igualmente, las expectativas de confianza de los empresarios están este año en 69.3, un aumento desde el 59.9 del pasado año. “Son señales positivas en el ánimo de los empresarios que tal vez reflejan luz al final del túnel luego de todo el impacto negativo por la pandemia del coronavirus”, expresó Villamil.

En cuanto al futuro, para los próximos seis meses, un 63.8% de los empresarios confía que sus ventas aumentarán y un 30% que no enfrentarán cambios en sus números. Solo un 6.2% entiende que enfrentarán una disminución en ventas

Villamil discutió, además, que, un 39.2% de los empresarios encuestados muestran una confianza mayor de que la situación económica en Puerto Rico mejorará, un 46.2% piensa que quedará igual y que solo un 14.6% piensa que empeorará. Esto contrasta con el 2020, donde solo 23.3% pensaba que la economía volvería a despuntar y 38.7% entendía que la situación iba a empeorar.

Persiste el impacto de la pandemia

El economista enfatizó que el impacto de la pandemia continúa siendo visible en la encuesta, pues el 16.2% todavía contempla cerrar sus puertas o paralizar sus operaciones en los últimos seis meses por un promedio de 131 días. Aún, así, Villamil recalcó que la cifra es menor al 43.3% registrado en el 2020.

Entre los problemas mayores que confrontan las empresas con más de 20 empleados, figuró el no conseguir empleados, costo energético, y la carga de impuestos. Mientras, en las empresas con menos de 20 empleados, el problema mayor lo representa la situación económica, la burocracia gubernamental y la carga de impuestos.