desigual

Cuando se mide la desigualdad entre las familias de un lugar, Puerto Rico ocupa la tercera posición en comparación con un centenar de países alrededor del mundo.

Esto lo que supone es que la desigualdad económica deja una amplia brecha entre los que tienen más y aquellas familias que tiene menos. Es una tendencia de desigualdad que aumenta y los pronósticos se encaminan a sugerir que la brecha será más amplia en el futuro no muy lejano.

El análisis lo realizó el Centro de Información Censal (CIC) de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, cuyo director, el economista José Caraballo Cueto, dijo que al tomar en cuenta las políticas de austeridad que propone la Junta Federal de Control Fiscal y demás ajustes relacionados a la deuda pública de Puerto Rico, lo que se puede anticipar es que hayan diferencias más marcadas.

“Eso lo que denota es que la brecha entre clases sociales sigue creciendo en medio de esta recesión económica que estamos viviendo. La crisis económica la están pagando más los sectores de menos ingresos”, expresó Caraballo Cueto, y distinguió que “si la economía estuviera creciendo, fuera otra cosa”.

Con ello no quiere decir que no existiría la brecha entre clases económicas, sino otro balance.

Lo que hizo el CIC fue tomar los datos del Censo de la Comunidad, y comparó el coeficiente de Gini, el cual mide la desigualdad económica entre familias. Dijo que el Gini de la Isla ha sido relativamente alto durante la crisis económica. “Este crecimiento hizo que Puerto Rico clasificara como el tercer país más desigual entre los 101 países que publicaron estos datos durante el periodo de 2013 a 2017”, indicó el CIC.

Por encima de Puerto Rico (con un índice promedio de 54.92), están Sur África (63) y Zambia (57.1). Inmediatamente después de Puerto Rico en su tercer lugar, aparecen Mozambique (54), Colombia (51.9), Brasil (51.87) y Panamá (50.83), entre otros. “De hecho, estas diferencias sociales entre familias en Puerto Rico fueron mayores que para cualquier país en las Américas que publican datos en el Banco Mundial”, comentó el economista, y aclaró que Puerto Rico ya no reporta sus números en dicho foro.

Según Caraballo Cueto, “en la medida en que continúen las políticas impositivas, con más impuesto regresivos, aumenta la desigualdad. Si a eso se añade que habrá aumento en las tarifas de agua y electricidad, la brecha será mayor”.

Mencionó que si las políticas que se tomen impactan a todas las clases por igual, “proporcionalmente las personas que menos tienen lo pagan más”. Por ejemplo, indicó que el 11.5% del Impuesto de Ventas y Uso (IVU) del pasado gobierno golpeó a los más pobres, sobre todo a los que vive de un cheque bajo del Seguro Social. “En el caso del alza en matrícula en la Universidad de Puerto Rico, ponen a pagar a todos los estudiantes por igual, y eso tiene un impacto negativo mayor”, agregó.