pobreza

El 2020 se proyectaba como un año de crecimiento económico para Puerto Rico, sustentado principalmente en la llegada de los fondos federales para la reconstrucción de la Isla, pero el estancamiento general ocasionado por la crisis del coronavirus (Covid-19) ha puesto un freno, cuyo resultado son los elevados niveles de pobreza del País que ya se venían gestando desde hace unos años.

Ejemplo de ello son seis municipios donde entre 60% y 64% de su población vive bajo niveles de pobreza. La distribución geográfica muestra que ubican en el centro y suroeste de Puerto Rico, y son estos Maricao, Guánica, Adjuntas, Lajas, Jayuya y Comerío, datos que se obtienen de la Serie de Mapas de Indicadores Seleccionados —recopilados durante el periodo 2014-2018— mediante la Encuesta sobre la Comunidad que realiza el U.S. Census Bureau.

En términos porcentuales, 37 municipios de Puerto Rico tienen la mitad de la población o más viviendo en niveles de pobreza. Los municipios con el menor porcentaje de personas en la pobreza se ubican en el área metropolitana, con excepción de los municipios de San Juan y Cataño.

De la encuesta se desprende que en el índice de ingreso familiar a través de los municipios, Gurabo, Trujillo Alto, Dorado, Carolina, Toa Alta, Culebra y Bayamón mostraron una mediana de entre $30 mil y $39 mil de ingreso familiar.

El municipio con mayor promedio de ingreso familiar fue Guaynabo ($44 mil).

Evidencia, además, que el porciento más alto de personas en la fuerza laboral (50%-57%) es en su mayoría de los municipios del área metropolitana y la zona noreste, donde 11 de los 13 municipios se sitúan con esta característica, con excepción de Culebra y Juana Díaz, que son los únicos fuera de estas regiones.

Alberto L. Velázquez-Estrada, Gerente de Proyectos Estadísticos en el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, expresó que la “serie de mapas facilita la perspectiva geográfica en características de interés dentro de Puerto Rico. El comportamiento de los patrones geográficos podría apoyar la gestión gubernamental y comunitaria, el análisis para la toma de decisiones, así como estimular la investigación. En ese mismo sentido, los perfiles de los distritos electorales sirven como métricas básicas para la política pública actual y futura que incida en los residentes de estas regiones”.