Hacienda

Los recaudos del gobierno de Puerto Rico sin duda seguirán afectados, esta vez ante el paquete de estímulo económico presentado por la gobernadora Wanda Vázquez Garced para mitigar el impacto del Covid-19, el cual supone una merma de alrededor de $700 millones.

El paquete de estímulo local que se ordena al Departamento de Hacienda incluye la extensión de la fecha para radicar planillas hasta el 15 de julio, la suspensión del Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) en los muelles y cadena de distribución por tres meses, la eliminación de la retención del 10% del pago por servicios profesionales por tres meses y no imponer penalidades al pago del IVU quincenal por dos meses. A ello se suma que no habrá penalidad en el primer plazo de la contribución estimada.

En entrevista con EL VOCERO el secretario de Hacienda, Francisco Parés ,reconoció que habrá un impacto en los recaudos del erario, producto de las medidas que entiende son vanguardistas. Aclaró que no se puede hablar de pérdidas para el gobierno, sino de posposición de ingresos. Afirmó que una vez todo vuelva a la normalidad los ingresos se podrán recuperar.

“Se trata de un préstamo que les hace el Estado a los distribuidores. Básicamente de lo que se trata la medida es no cobrar el IVU en la entrada a la Isla, sino una vez la transacción es final. Con ello permitimos que el comerciante tenga un respiro económico y pueda contar con un mayor capital de trabajo”, dijo, en momentos en que reconoce que esta partida representa unos $75 millones.

Enfatizó que se trata de una subvención de operaciones para preservar los empleos con medidas a corto plazo. ‘Hablamos de diferir los pagos o los recaudos. Más adelante volvemos a recuperar el dinero”, indicó.

A estas medidas se suma el impacto generado por el cierre comercial y el toque de queda, cuyo estimado de pérdida en la actividad económica de la Isla supera los $2,500 millones, cifra que pudiese representar un golpe a las finanzas del erario de sobre $150 millones en un solo mes. Sin embargo, Parés aclaró que el alcance de la orden ejecutiva no es lo que está afectando la economía, sino el impacto del coronavirus. “Esta orden está tratando de mitigar un impacto mayor en el área de salud y economía. El no haberse tomado esta determinación en el momento en que se hizo pudo haber instado a un error cuyo impacto sería mucho mayor a mediano y largo plazo. Sin salud no hay contribuyente. Y sin contribuyentes no hay recaudos”, explicó Parés.

Acorde con el funcionario, en exenciones nada más ya han otorgado sobre $20 millones hasta el momento. En la partida de eliminación del IVU, ya han condonado $7 millones para artículos de primera necesidad y $16 millones en el renglón de alimentos preparados. 

reportera