cierre

Conscientes que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) serán las más afectadas por la paralización comercial ordenada por la gobernadora Wanda Vázquez Garced, el gobierno delineó el paquete de ayudas que desplegarán para evitar el colapso de este sector, iniciativa de la cual los comerciantes no parecen estar del todo convencidos.

La gobernadora, durante su mensaje en torno a las ayudas económicas, determinó que a través del Departamento de Desarrollo Económico (DDEC), destinarán una aportación de $1,500 como incentivo para todas las pequeñas y medianas empresas que hayan cesado operaciones en medio de esta crisis. Esta asistencia, supone un impacto de $60 millones. A su vez, van a seguir el mismo protocolo que establecieron con las ayudas que ofrecieron a los comercios de la región suroeste de la Isla para mitigar el impacto de los terremotos. Asimismo, establecieron un periodo de 90 días de moratoria en el pago de hipotecas, autos, préstamos personales, préstamos comerciales y tarjetas de créditos. Este beneficio también estará disponible para los socios de cooperativas.

Sin embargo, Jorge Argüelles, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), aunque expresó estar muy agradecido con cualquier tipo de ayuda que les provean, igualmente entiende que $1,500 no son suficientes para cubrir la necesidad generada por el cierre de los negocios por dos semanas. “Esto no resuelve el problema. Igualmente, las moratorias solo posponen el pago por tres meses, pero posteriormente se tiene que pagar y lo peligroso es que se exija el pago de manera inmediata una vez concluye la moratoria, porque sería imposible de costear. Pudiese ocurrir lo mismo que en María, donde posteriormente fue imposible el repago”.

Argüelles entiende que las ayudas a los Pymes han sido desproporcionales a las ayudas ofrecidas a otros sectores. “No entiendo cómo se hizo la proporción. Se debió haber hecho una aportación mayor para este sector”.

En tanto, Enid Monge, pasada presidenta de la Asociación de Empresarios por Puerto Rico, manifestó estar complacida con que se reconociera la necesidad de acción proactiva para el sector económico. Sin embargo, expresó la preocupación de que las moratorias sean vistas de cliente a cliente, por entender se beneficiaría a algunos y a otros no. Enfatizó que se debe establecer un tipo de moratoria para todo el mundo. “Las necesidades son las mismas. No se puede cumplir con el pago, por lo que no veo razón de ver las moratorias caso a caso. Lo ideal es un tipo de moratoria, de manera que sea un proceso uniforme y transparente. Aquí lo importante es establecer el cómo en blanco y negro.”

Ayudas federales Además de estas ayudas, se estima que Puerto Rico debe ser incluido en la propuesta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para enviar $1,000 a los ciudadanos por la crisis que ha causado el Covid-19.

Igualmente, la SBA está disponible para que los negocios interesados puedan acceder a capital mediante préstamos en condiciones que sean favorables y no representen un riesgo adicional para los empresarios.

Tras la serie de terremotos que sacudieron a la Isla a principios de año, el DDEC certificó $2.5 millones del fondo para ayudar con $2,500 en efectivo a mil pequeños empresarios.

 Se estima que los pequeños y medianos negocios con menos de 50 empleados -que constituyen el 95 % de los 43 mil establecimientos privados existentes en la Isla- generan la mitad de los empleos del sector privado.

reportera