Negocios

La nueva orden ejecutiva para mitigar los efectos del Covid-19 eliminó la implementación de la Ley Seca los fines de semana. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

La flexibilización de las restricciones en la primera orden ejecutiva del gobernador Pedro Pierluisi ha sido productiva para el sector comercial de la Isla y principalmente para los restaurantes, que recibieron a los comensales que anhelaban volver a disfrutar de la gastronomía los domingos, acompañada por una cerveza, copa de vino o cóctel favorito.

La nueva orden ejecutiva con toque de queda a las 11:00 p.m., permite que el salón comedor de los restaurantes pueda abrir los domingos, que los comercios operen hasta las 9:00 p.m. y que se puedan vender bebidas alcohólicas todos los días, eliminando la Ley Seca —excepto en las playas— lo que ha impulsado significativamente las ventas, según comerciantes consultados por EL VOCERO.

“Los sábados y domingos son días cruciales para nosotros, porque la gente después de las 2:00 p.m. busca un lugar de esparcimiento, comiendo en los restaurantes, chinchorreando, bebiendo y escuchando música. Este fin de semana fue muy bueno y la gente se comportó”, aseguró José Silva, presidente de la Asociación de Restaurantes de la Placita de Santurce y dueño de Chicharrón.

El empresario informó que los propietarios han tomado medidas para que se siga el protocolo de seguridad requerido, que incluye la repartición de mascarillas durante los fines de semana y el constante llamado al distanciamiento físico.

“No ha habido comportamiento desmedido, han seguido los protocolos. La hora adicional hasta las 9:00 p.m. ha sido muy buena, todo ha ido mejorando. Aunque pensamos que deben extender el horario hasta las 11:00 p.m. y toque de queda hasta las 12:00 a.m. Es importante que la gente tenga opciones”, añadió Silva.

En Guavate, el ambiente también fue muy favorable para las lechoneras que se mantuvieron llenas durante el pasado sábado y domingo.

“Las ventas fueron mucho mejor en estos días. Cuando hay Ley Seca bajan hasta un 70%. La gente se estaba acostumbrando a comprar ‘carry out’ los domingos y las ventas estaban subiendo, pero si vuelven a cerrar con otra orden, entonces vuelven a bajar”, explicó Teresa Rodríguez, propietaria de Lechonera El Rancho.

Rodríguez resaltó que aunque el panorama económico ha mejorado, algunos clientes no respetan las restricciones y no siguen las órdenes de los establecimientos donde se consumen bebidas y alimentos.

“Los clientes no son fáciles, están al garete y se molestan. Debe seguir habiendo un control, que haya un balance y que la gente esté recogida, porque muchas veces no cooperan con las instrucciones que damos para protegerlos a ellos mismos. Tienen que seguir las normas de los comercios”, resaltó la comerciante.

En el caso de Piñones, estuvo muy concurrido y según los dueños de negocios del sector, hubo un buen comportamiento de parte de los clientes que eligieron el lugar para recrearse en familia en sus establecimientos y playas.

“Estos días fueron muy buenos. Cuando están las restricciones de bebidas, las ventas caen en un 50%, porque el flujo de clientes es bien bajo. Este fin de semana hubo mucha gente y lo manejamos muy bien. La gente se puso su mascarilla dentro del lugar y en la fila. Estamos de acuerdo con la capacidad actual en los restaurantes”, comentó Miguel Ortiz, gerente de Carmín Restaurante.

Actividad en Viejo San Juan

Aunque el Viejo San Juan también ha comenzado a evidenciar un aumento de visitantes en las tiendas y restaurantes, se asegura que las actividades en las inmediaciones del Capitolio afectan las ventas de los negocios.

“En este momento no creo que proceda flexibilizar más las medidas impuestas, sino que no sigan restringiendo en exceso. No deben cerrar el acceso al Viejo San Juan y deben prohibir actividades en el lado norte del Capitolio porque nos afectan mucho. Los clientes no pueden llegar”, alegó la presidenta de la Asociación de Comerciantes del Viejo San Juan (Acovi), Pamela Calderón.

Según explicó, otros comerciantes le han comentado que en las recientes actividades en el Capitolio han cerrado el tránsito a las 8:00 p.m. cuando según la orden ejecutiva debe ser a las 10:00 p.m.

“El efecto no se limita a los restaurantes, ya que los que vienen a comer también visitan las tiendas. Estamos esperanzados de que esto no siga sucediendo con el nuevo alcalde de San Juan, Miguel Romero”, indicó Calderón.

Por su parte, Lizmarie Medina, gerente de Mercadeo de Grupo Colón Gerena para las marcas Wendy’s, Applebee’s, Longhorn, Olive Garden, Red Lobster y Sizzler, resaltó que la industria de restaurantes significa una gran inyección económica para el País y que espera que las restricciones sigan disminuyendo.

“Con la nueva orden ejecutiva hemos visto un impacto positivo en las ventas de todas nuestras marcas, especialmente la reapertura de los salones comedores los domingos y el toque de queda. Estamos esperanzados en tener un poco más de flexibilización en cuanto a la ocupación, que sería la próxima fase. Ahora con la llegada de la vacuna sabemos que las personas se sentirán aún más seguras para visitarnos”, indicó Medina.

Finalmente, en el sector hotelero, aunque no tuvo cambios en la ocupación de habitaciones, también se benefició con la llegada de clientes a sus restaurantes.

“La ocupación no cambió, es muy temprano todavía. Sigue entre 20% y 30%, pero sí aumentó el flujo de personas en los restaurantes de los hoteles. Estamos agradecidos con los cambios a la nueva orden”, declaró Joaquín Bolívar, presidente de la Junta de Directores de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (Ahtpr).