Hospital

La demanda por los servicios que ofrecen los hospitales psiquiátricos ha aumentado. >Archivo/EL VOCERO

El largo periodo bajo las restricciones que impone la pandemia de Covid-19 tiene secuelas inmediatas y se prevé que a largo plazo afectará la salud mental de la población de la Isla, que ha tenido que enfrentar la disrupción económica, familiar, social y laboral.

Expertos consultados por EL VOCERO coinciden en que el resultado del encierro afecta al sector económico, desde los hospitales psiquiátricos y el bolsillo de comunidades vulnerables con bajos niveles económicos, hasta las personas de edad avanzada que han tenido que enfrentar la soledad y las enfermedades que incrementan el gasto mensual.

El economista José Alameda entiende que salud y finanzas van de la mano y que es necesario atender su efecto ahora y en el futuro.

“Ningún país está atendiendo el problema de salud mental como se debe. Estados Unidos se está concentrando en un cheque de $1,400 (de estímulo económico) y cree que con eso se va a resolver. El problema es mucho más agudo de lo que la gente cree. También se pierde de perspectiva que la salud es un sector económico que no está diseñado para atender tantos casos de Covid- 19 a la misma vez”, expresó.

Resaltó el impacto económico que la salud causa en el ciudadano común y en los hospitales, que según entiende podrían colapsar.

Jaime Plá, presidente ejecutivo de la Asociación de Hospitales de Puerto Rico (AHPR), indicó que “llegan pacientes con padecimientos de salud mental a las salas de emergencias y los referimos a los hospitales de cuidado psiquiátrico para que sean atendidos de manera parcial o por medio de hospitalizaciones. También se atienden muchos casos a través de la telemedicina”.

El renglón hospitalario ha tenido pérdidas que superan los $800 millones, según datos de la firma Birling Capital.

Según los profesionales en la administración de servicios psiquiátricos, la situación sanitaria abarca factores adicionales al miedo a contagiarse con el mortal virus, tales como el aislamiento social, la alteración del estilo de vida y la disminución en los ingresos en el hogar, lo que exacerba el deterioro en la salud mental.

Duelo prolongado

Marta Rivera Plaza, directora ejecutiva de San Juan Capestrano, explicó que muchas personas “están enfrentando la muerte súbita de un familiar, lo que produce un trastorno al no poder procesar la pérdida y el duelo. Se está dando el síndrome de duelo prolongado, porque antes este proceso podía durar cerca de tres meses y ahora ese tiempo es mayor. Esto es lo que estamos viendo en los hospitales psiquiátricos”.

En este hospital, el uso de las camas para pacientes con problemas de adicción a sustancias controladas aumentó de 24 a 40. “La gente está usando las drogas y el alcohol como paliativos para lidiar con el estrés y la pérdida de empleos. Hay mucha depresión en las personas de 65 años o más que tienen niveles de ingresos bajos”, comentó Rivera.

La ejecutiva hizo un llamado al gobierno para que identifique fondos para educar, con el fin de reducir el riesgo de suicidio.

“Las familias necesitan ayuda y finalmente esto redunda en más gastos de salud para el gobierno. La ansiedad hace que la gente evite ir a los hospitales y el uso de sustancias trae complicaciones de salud”, indicó Rivera.

Entiende que se necesita un plan preventivo para atender la salud mental, porque aumenta el costo de la atención médica para estos pacientes, quienes también comienzan a presentar síntomas físicos y complicaciones con otras afecciones de salud preexistentes.

En noviembre de 2020, la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (Assmca) anunció la creación del programa de consejería Conéctate, tras la aprobación de $3,214,047 en fondos del Crisis Counseling Program de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). El programa tiene como objetivo fortalecer el servicio de consejería para sobrevivientes de eventos relacionados con la pandemia de Covid-19, además de ampliar la consejería que provee la Línea PAS a través de llamadas telefónicas, Microsoft Teams, Zoom y otros programas virtuales adaptados a la realidad pandémica.

Entre marzo y abril, la Línea PAS de Assmca recibió 13,000 llamadas relacionadas a la pandemia, de personas con síntomas de miedo, frustración, coraje, depresión y sentido de impotencia ante la situación.

“Los pacientes del plan del gobierno Vital han aumentado mucho. Pocos pacientes que llegan a los hospitales psiquiátricos tienen un plan médico privado. También me han informado que en los hospitales generales han aumentado los derrames cerebrales porque muchos pacientes han dejado de cuidarse y solo le ponen atención al Covid-19”, relató Rivera.

La Asociación de Compañías de Seguros de Puerto Rico (Acodese), aunque no precisó estadísticas sobre el uso de los servicios de salud mental a través de los planes médicos, alzó su voz a favor de que los pacientes no dejen de atender sus afecciones de salud.

“Hay que promover las campañas de ayuda psicológica para que la gente busque ayuda, porque siguen con miedo de ir a la sala de emergencias y, cuando van, llegan descompensados”, declaró la abogada Iraelia Pernas, directora ejecutiva de Acodese.

Aumento de medicamentos

La crisis de salud también se ve reflejada en las prescripciones médicas que llegan a las farmacias y que son el resultado del aumento en padecimientos de salud mental que han empeorado a causa de la ansiedad.

Linda Ayala, directora ejecutiva de la Asociación de Farmacias de Comunidad, detalló que se han duplicado “las órdenes de medicamentos ansiolíticos y antisicóticos. Han aumentado de manera exponencial, al igual que los suplementos naturales antiestrés y medicinas para la presión y diabetes. Esto se ha agravado, aunque ya venía en escalada desde (el huracán) María y los terremotos. Vemos a la población de adultos mayores con ansiedad, para quienes estos medicamentos son un costo adicional”.

El VOCERO solicitó a la Administración de Seguros de Salud (ASES) los datos sobre el aumento de participantes del plan Vital, pero no se recibió la información al cierre de esta edición.