Pique cannabis

Con el objetivo de ayudar a los pacientes de cannabis medicinal a que puedan consumir el medicamento de manera más conveniente y agradable, la empresa de cultivo y manufactura Tropizen -que se distingue por su amplia gama de innovadores productos infusionados con cannabis- lanzó la primera salsa picante al estilo puertorriqueño infusionada con marihuana.

La compañía -que opera en un moderno espacio de 22 mil pies cuadrados en Canóvanas y que se encuentra en proceso de expansión- fue establecida hace dos años y desde entonces produce una variada oferta de comestibles infusionados entre los que resaltan las gomitas de parcha, mangó, piña y quenepa, barras de energía ricas en proteínas y los tradicionales pilones de ajonjolí, parcha y coco.

En entrevista con EL VOCERO, Marni Meistrell, cofundadora de la empresa, sostuvo que a través de la creación de estos productos contribuyen al desarrollo económico de la agroindustria local, mientras les proveen a los pacientes nuevas alternativas para integrar el cannabis en su estilo de vida diario.

“Todos los productos que utilizamos son cosechados en Puerto Rico. Estamos comprometidos con promover y desarrollar la producción agrícola en la Isla a través de alianzas estratégicas. Hemos hecho una contribución multimillonaria en la economía de Puerto Rico invirtiendo en nuestras operaciones y nuestros empleados. Actualmente generamos unos 20 empleos directos y esperamos llegar a 50 para finales de año”, detalló la empresaria.

Meistrell explicó que la producción del pique será a gran escala, por lo que decidieron asociarse con agricultores experimentados que pudieran satisfacer la demanda de ingredientes. “Nos aliamos con Frutos del Guacabo en Manatí, Greens to Go en Aibonito y otras fincas que nos suplirán los tres tipos de ajíes que vamos a utilizar, el cilantro, el orégano y el recao. En la confección también utilizamos sal de Cabo Rojo y aceite crudo de cannabis para conservar los beneficios del medicamento y resaltar el sabor. Tratamos de utilizar la mayor cantidad de productos locales”, señaló.

La creación de la receta del pique tardó alrededor de dos años. Cada botella de 2 onzas contiene 120 mg de THC -principal compuesto activo del cannabis-. El empaque fue diseñado con una tapa de seguridad para evitar que la botella se pueda abrir fácilmente.

“Tardamos dos años confeccionando nuestro Pique Tropizen. Es un ejemplo de la esencia, filosofía y enfoque de nuestra empresa. Estamos adaptando estos productos al paladar y gusto de los puertorriqueños para facilitarles el consumo del medicamento y romper con el escepticismo que existe en la Isla”, agregó.

Pese a que el cannabis sigue siendo una especie de tabú en la Isla, Meistrell aseguró que han experimentado un incremento sustancial en la producción y venta de sus productos. “Hemos visto un aumento. En diciembre lanzamos nuestra manufactura y desde ese entonces hemos aumentado nuestra presencia en los dispensarios. Estamos ahora en 46 de los 65 dispensarios operantes en Puerto Rico”, mencionó la empresaria, quien indicó que ya aseguraron la distribución de la salsa picante en 75% de los dispensarios.