Paypal

Ante la paralización comercial que enfrentan las pequeñas y medianas empresas (Pymes) de la región suroeste de la Isla, el director financiero de PayPal Latam, Lucas Medola, aseguró a EL VOCERO que el comercio digital podría ser una alternativa viable para reactivar la actividad económica de estos negocios.

De acuerdo con la reciente encuesta de Colmena66, la mitad de las Pymes del área suroeste han cerrado o están cerca de hacerlo a causa de los terremotos. Los datos sostienen que el 33.1% de los negocios del área cerró de forma temporal, el 5.4% de forma permanente, el 5.1% cerró sin precisar duración y otro 5.7% está a punto de cerrar permanentemente.

“El comercio digital o ‘e-commerce’ es una tendencia mundial en crecimiento del que los comercios que se han visto afectados pudieran beneficiarse. Todo va a depender de que no se haya afectado el internet. Si es así, pueden operar y continuar sus ventas desde sus plataformas digitales”, comentó el experto.

Medola explicó que la digitalización del comercio ha cambiado la forma en que las empresas venden sus productos a los clientes, por lo que diversificar los puntos de ventas otorga mayor estabilidad a los negocios. En caso de una emergencia —como lo son los terremotos— al estar capitalizando también en internet el comerciante tendría parte de sus ganancias aseguradas y podría disipar el impacto negativo.

En el Caribe y Latinoamérica, $100 mil millones aproximados se mueven a través de las plataformas digitales. En Puerto Rico, el 2019 Digital & Mobile Behavioral Study estipula que sobre un millón de personas hicieron uso del comercio digital, lo que elevó la participación de 41% a 43% al compararse con el año previo. El dinero que invierten los puertorriqueños en internet aumentó de $196 a $218.

No obstante, el experto de PayPal enfatizó que aunque las ventas pudieran continuar a través del internet, una emergencia supone riesgos que podrían trastocar la logística que conlleva la actividad, como es, por ejemplo, la entrega del producto.

“La parte de la logística detrás de las ventas es lo que se puede complicar porque una vez se tiene una plataforma digital establecida, las ventas continúan. Hemos visto en otras situaciones de crisis —como lo fueron los terremotos en México— que si se impacta. Las calles se cierran, las agencias de entrega cesan operaciones y eso como quiera tiene un efecto sobre el e-commerce”, aclaró.

Por otro lado, Medola explicó que como parte de la transformación que ha potenciado la digitalización, los consumidores han cambiado la manera en que realizan transacciones y procuran mayor transparencia, seguridad, privacidad y rapidez en los servicios. Según discutió, PayPal ofrece un método de pago que funciona como un mediador rápido y flexible entre el comprador y el vendedor, sin acceder a los datos del comprador.

Paypal crece en Latinoamérica

Medola sostuvo además, que la penetración de Paypal —que cuenta con más de 305 millones de usuarios a nivel mundial— ha aumentado a medida que la acogida al comercio digital también incrementa. Según indicó, Latinoamérica y el Caribe son dos de los segmentos de mayor crecimiento.

Atribuyó el aumento a la creciente penetración de los teléfonos celulares en la región latinoamericana. Diversos estudios sostienen que la penetración móvil es de sobre 61% en América Central, 48% en el Caribe, 68% en Sudamérica y 88% en Norteamérica.

Igualmente, 90% de la población latinoamericana posee un móvil con acceso a internet, lo que ha generado una inclusión de dos mil millones de consumidores a los pagos digitales. De ellos, un 49% son millennials que revisan sus estados de cuenta, pagan facturas en línea y transfieren dinero entre cuentas.

“La generación tiene mucho que ver. Las nuevas generaciones tienen más presencia en este mercado porque son más ‘mobile friendly’. Nacieron con un teléfono celular a la mano y lo hacen todo a través de él. PayPal a nivel global ha crecido mucho por la presencia de los millennials”, indicó Mediola.

En el cuarto trimestre del pasado año, la empresa estadounidense procesó pagos digitales ascendentes a $200 mil millones y la participación de los usuarios aumentó 10% a 40.6 transacciones por cuenta activa. Asimismo, reportó un ingreso neto de $507 millones o 43 centavos por acción. “Esto es un reflejo de que el comercio digital llegó para quedarse y que seguirá creciendo”, puntualizó el experto.

Tags