energia

El gobernador Ricardo Rosselló ofreció un mensaje durante el evento. >Suministrada

Tras el paso del huracán María, Puerto Rico ha quedado en la lupa de diversas agencias federales y empresas privadas que buscan suplir ayuda al gobierno local, en materia de energía, para una transformación total de su producción, distribución y consumo local.

Dentro de esas agencias figura el Departamento de Energía Federal, el cual está liderando proyectos encaminados a agilizar los procesos de convertir a Puerto Rico en un hub de energía renovable, sostuvo Félix Vázquez Guemarez, representante de dicha oficina en Washington. Agregó, que dentro de los fondos CDBG, existe una partida de $436 millones, cuyo fin es proveer placas y baterías para residencias de personas de escasos recursos económicos.

“Dichos fondos serán entregados a través de la oficina de Energía Pública Estatal. Con ello abonamos al agresivo plan del País de aumentar significativamente la energía renovable. El paso del huracán permitió que la Isla esté en la lupa de muchas agencias y organizaciones comprometidas para ayudar a la Isla. Esa visibilidad les provee una gran oportunidad de lograr avanzar hacia la resiliencia que se necesita”, indicó Vázquez Guemarez.

Durante el foro Solar Power Puerto Rico, celebrado ayer en San Juan, el gobierno planteó su compromiso del gobierno para que en 2025, el 40% de la energía que se produzca localmente sea renovable. En este esfuerzo, el senador Eduardo Bhatia reconoció que es muy importante identificar las compañías disponibles para realizar los trabajos, el dinero para costear el trabajo, desarrollar una campaña para su promoción y la agilidad del Negociado de Energía local en redactar los reglamentos, en cumplimiento a la recién aprobada ley 17 de 2019.

Aunque Bhatia entiende que los costos de la energía renovable se han reducido significativamente, dijo que todavía se requieren incentivos para su viabilidad. En vista de ello, se está gestando un fideicomiso que se nutrirá de fondos federales. Mencionó que también se ha logrado la eliminación de cualquier tipo de impuesto a los proyectos de energía renovable. “Entendemos que en unos 30 años pueda ser realidad que el 50% de las residencias en la Isla puedan contar con energía renovable. El que se logre en menos tiempo dependerá exclusivamente del precio. En la medida que se aumente la competencia, los precios deberán seguir bajando”, afirmó Bhatia, y reclamó que todas las empresas que lleguen a la Isla contraten a empleados locales.  

Al igual que Bhatia, Todd Filsinger, principal asesor financiero de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), y el senador Larry Seilhamer, coincidieron en que la futura conversión de la Isla en un hub de energía renovable abre las puertas a la innovación, competencia e inversión. A ello se unió el gobernador Ricardo Rosselló, quien durante su presentación ante decenas de inversionistas locales y extranjeros del campo de la energía renovable, aseguró que su compromiso está dirigido a transformar el sistema energético del País.

“Este es un gran momento de efectuar cambios y servir de modelo para otras jurisdicciones. Vamos a innovar en la energía, con un sistema robusto, resiliente, que genere a su vez la apertura para la inversión en la Isla. Siempre el costo energético ha sido nuestro mayor obstáculo y vamos a cambiarlo”, declaró el Primer Ejecutivo.

Durante su mensaje, Rosselló resaltó que la importancia de la Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico y la puerta que abre a inversionistas para que aporten a la meta de reforma energética de la Isla.

Asimismo, Seilhamer recordó que la movilización hacia la energía renovable no se va a penalizar, por lo que no se le impondrá impuestos, incluyendo la exención del impuesto a las ventas. “Con la nueva ley se agilizan todos los procesos, optimizamos el servicio y abrimos las oportunidades para hacer negocios en Puerto Rico”, sostuvo en momentos en que avala la energía renovable pero sin salirse totalmente de la Autoridad de Energía Eléctrica (off grid).

En este punto, Bhatia entiende que debe ser una decisión del consumidor. Que los abonados puedan salirse o no de la AEE se ha convertido en un tranque en la reestructuración de la corporación pública, ya que está de por medio los ingresos de la agencia y la deuda pendiente.

En tanto, Filsinger reconoció que la Isla ha demostrado su capacidad de reponerse y aceptó que la nueva ley es un paso en la dirección correcta para mejorar y alcanzar mayor eficiencia del sistema energético.

Con ello coincidió Javier Rúa Jovet, director de Política Pública de la empresa Sunrun, quien ve viable la energía renovable y dijo que se puede llegar a un costo por debajo de lo 23 centavos kvh que se pagan en la actualidad a la AEE. En torno a la polémica de mantenerse en la AEE o irse totalmente independiente, sostuvo que lo propuesto es la medición neta, donde se le venda a la agencia la energía adicional que se produzca. “Entiendo que lo justo es que todos aportemos a esa tarifa básica de la agencia”, agregó.

Solar Power Puerto Rico fue organizado por la Asociación de Almacenamiento Solar y Energía de Puerto Rico (SESA, por sus siglas en inglés) y por la Smart Electric Power Alliance (SEPA). SESA representa a compañías de almacenamiento solar y de energía dedicadas a transformar a Puerto Rico en el nuevo paradigma de energía limpia y de bajo costo.

reportera