cacao

Eduardo Cortés es un  joven de 31 años, formado en finanzas y comercio internacional, quien además del cúmulo histórico de una familia productora de chocolates desde 1929, tiene el interés personal de hacer prosperar una industria del cacao en Puerto Rico, un fruto de producción incipiente que comienza a recibir el reconocimiento internacional frente a los principales productores del mundo.

Granos de cacao utilizados en la producción de la marca de chocolate fino FORTEZA, que es parte de la empresa puertorriqueña Cortés Hermanos, ya se midieron con éxito frente a 166 muestras de 40 países con larga tradición en la industria. El producto de uno de sus agricultores suplidores se colocó entre una selección de las mejores 50 muestras a nivel mundial, en el International Cocoa Award, del Cocoa of Excellence Programme.

El próximo 30 de octubre será la selección final de las 10 mejores muestras y todas serán celebradas y reconocidas en el Salon du Chocolat en Paris, Francia.

Resalta el orgullo isleño 

Para Cortés, quien es el fundador de FORTEZA, la oportunidad de que uno de sus suplidores locales ya se coloque en ese nivel de reconocimiento por la calidad de su grano, es un resultado positivo, no solo para evidenciar la calidad del chocolate ´premiun´ que producen desde 2014, sino que apuntala las posibilidades para el crecimiento de una industria puertorriqueña del cacao. La meta es poder insertar a los agricultores de Puerto Rico en el nicho del 5% de producción mundial de cacao de alta calidad para la elaboración de chocolates finos.

FORTEZA inició su comercialización en 2014, luego de un proceso de educación y rastreo del entorno agrícola local, desde 2011, donde apenas sobresalía la siembra de cacao, al menos al nivel necesario para una producción significativa. Para propiciarlo, Cortés y Chocolates Cortes comenzaron a visitar agricultores con cierta producción o interés, les ofrecieron adiestramientos y otra asistencia, y en un periodo de tres años ya comenzaron a recoger los frutos de esas siembras que empiezan a recibir el reconocimiento internacional.

“Nos enorgullece ver que los esfuerzos realizados a favor de la industria del cacao se conviertan en resultados concretos, desde su desarrollo, crecimiento y ahora este reconocimiento. Esta es la primera ocasión en la que Puerto Rico logra someter muestras a ser evaluadas en el Cocoa of Excellence y en nuestro primer intento hemos logrado posicionarnos entre las mejores 50 muestras a nivel mundial”, expresó Cortés, en entrevista exclusiva con EL VOCERO, desde las instalaciones de la planta en Hato Rey.

Dijo que la importancia del reconocimiento es que “este éxito posiciona al cacao de Puerto Rico como uno de los mejores a nivel mundial, sin duda una gran victoria para la industria y la Isla”. La empresa tiene agricultores suplidores de Cidra, Añasco, Las Marías, Utuado, Moca y San Sebatián.

La competencia

Cortés Hermanos y su marca FORTEZA seleccionaron tres muestras de cacao de Puerto Rico entre sus agricultores suplidores y de ahí surgió el reciente reconocimiento, con la selección por parte de un jurado internacional, de los granos cultivados en San Sebastián en la finca Cacao Valent, de David Valentín.

“Esto ha sido una sorpresa para nosotros y un logro histórico para Puerto Rico. Hemos estado trabajando de la mano con FORTEZA y Cortés para hacer el envío de las muestras de cacao. Para hacer el envío de estas muestras se tomó en consideración el proceso de fermentación de la semilla, el cual es muy importante y buscar hacer un secado de grano hasta llevarlo a un 7% de  humedad”, contó Valentín, y compartió a EL VOCERO que el reconocimiento los coloca con una responsabilidad mayor de mantener la calidad de su cosecha y replicar las mejores prácticas y técnicas para beneficio de las industria local que se busca crear.

De la mano del esfuerzo conjunto con Chocolate Cortés y FORTEZA, Valentín podrá exponer una muestra de su cultivo de cacao en el Salón du Chocolat en París, una experiencia que nunca imaginó en tan corto tiempo, y ahora está a la expectativa de si la misma también alcanza a posicionar a Puerto Rico entre de las mejores 10 muestras del mundo.

“Esta oportunidad abre muchas puertas para que los agricultores se animen a continuar desarrollando, cultivando y trabajando para la industria del cacao”, indicó el agricultor, quien cultiva otros frutos en su finca.

En cada país, el comité organizador designa a una persona responsable de seleccionar las muestras que representarán a cada jurisdicción productora de cacao. En el caso de Puerto Rico, Cortés fue contactado y envió las muestras a un comité evaluador. A cada país le designan una cantidad de muestras acorde con su producción y en el caso de Puerto Rico le correspondieron tres.

De acuerdo con la página oficial del Cocoa of Excellence, la competencia busca distinguir a los productores de cacao a nivel mundial, para destacar su trabajo, compromiso y esfuerzo. Por lo tanto, evalúan la calidad de la semilla, la diversidad genética y sensorial de cacao que se ofrece a nivel mundial, y atributos importantes como el sabor.

Una vez seleccionan las mejores 50 muestras y nominadas, se procesan en chocolate y se vuelven a evaluar como producto final para seleccionar las que recibirán el reconocimiento final como los mejores cacaos del mundo. Se trata de una información que se difunde a nivel internacional entre los participante de la industria, un aspecto que aumenta las posibilidad comerciales de los productos que contengan tales semillas como materia prima en su elaboración.

Compromiso con el agro

Cortés comentó que en el entorno de retos que experimenta Puerto Rico, el reconocimiento al cacao local es doblemente más importante, porque “refleja el resultado de una consistencia y calidad de trabajo realizado por Cortés en su esfuerzo de promover y distribuir el conocimiento técnico de la siembra de cacao en Puerto Rico, y refleja el resultado y la capacidad del agricultor y trabajador puertorriqueño de producir resultados excelentes aún sin tener la experiencia, industria y apoyos que otros países y agricultores sí tienen”.

FORTEZA cuentan con una variedad de cuatro sabores de chocolate oscuro. Una con 80% de cacao de Puerto Rico, otra con 72% de cacao de Puerto Rico y República Dominicana (donde se fundó Cortes Hermanos y donde existe otra planta de la empresa), una con 70% de cacao dominicano y la cuarta con 65% de mezcla con almendras.

Cortés destacó que desde sus inicios de producción, FORTEZA ha buscado desarrollar gran parte de su producción con cacao puertorriqueño y “nuestro compromiso y labor continuará para seguir levantando la industria del cacao puertorriqueño y producir el mejor chocolate del mundo con materia prima local”.