Turismo

Actualmente, el DMO cuenta con un presupuesto de $25 millones.

La recuperación de la industria turística puertorriqueña —así como el manejo de la crisis ocasionada por los recientes sismos— podría complicarse e incluso retrasarse como resultado del estrecho presupuesto con el que cuenta la Organización de Mercadeo de Destino (DMO), Discover Puerto Rico.

Actualmente, el DMO cuenta con un presupuesto de $25 millones provenientes de los recaudos del impuesto hotelero, de los cuales aproximadamente un 70% va dirigido a mercadeo, promoción y ventas, un 22% a gastos de nómina y 8% para gastos administrativos. A juicio de Clarissa Jiménez, presidenta de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (Prtha, por sus siglas en inglés), la cifra no es suficiente.

La ejecutiva de la Prtha aseguró a EL VOCERO que para mercadear la Isla en el exterior y, en este caso, manejar la crisis de imagen efectivamente, necesitan una asignación mayor en su presupuesto. Indicó que previo a la creación del DMO, la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR) contaba con cerca de $62 millones para mercadear y promocionar el destino.

“Discover Puerto Rico está trabajando arduamente para tratar de salvar alguno de los segmentos que todavía tienen posibilidades. Ellos están haciendo lo que pueden, pero cuentan con muchísimo menos dinero de lo que se utilizaba en años anteriores. Tienen menos dinero, pero tienen que hacer lo mismo que hacía la CTPR con $62 millones. ¡Mucho se está haciendo con lo que tienen!”, comentó.

Jiménez explicó, además, que la Prtha realizó esfuerzos por más de una década para lograr el establecimiento de un DMO y que diversos estudios que realizaron a lo largo de ese periodo indicaban que como mínimo necesitaba un presupuesto de $45 millones. Originalmente, al DMO se le habían asignado $15 millones.

“Nuestra queja por los pasados 25 años había sido que nunca tuvimos suficiente dinero para poder desarrollar nuevos mercados. Si en esos años que teníamos más liquidez no pudimos, ahora no se puede pretender hacerlo. Hay que poner el poco dinero que se tiene donde se va a ver el retorno de inversión más rápido y seguro”, agregó.

A juicio de la ejecutiva, esto representa una desventaja frente a otros destinos caribeños que —aunque no poseen la misma variedad de atractivos que Puerto Rico— sí cuentan con un presupuesto mayor para atraer a más viajeros, abrirse paso en nuevos mercados y atender de manera efectiva las crisis de imagen.

Crisis en la República Dominicana

Por ejemplo, República Dominicana atravesó una fuerte crisis de imagen en el verano del año pasado por la muerte de varios turistas estadounidenses en Punta Cana. En ese momento, la inversión privada y gubernamental aumentó y logró recuperar en menos de cuatro meses el ritmo de ganancias y visitantes que mantenían.

“Cuando República Dominicana quiso apelar al mercado de España, hizo una inversión solamente en ese país de $25 millones. En Puerto Rico, con lo que tenemos es muy difícil apelar a otros mercados y dependemos en su mayoría de los turistas estadounidenses (94% de los visitantes). El DMO está haciendo lo que puede, pero la competencia está bien fuerte”, comentó Jiménez.

No obstante, la experta en turismo indicó estar complacida con la gestión del DMO “porque los resultados previos a los sismos habían demostrado que el turismo puertorriqueño se estaba recuperando excelentemente de los estragos del huracán María y las manifestaciones del pasado verano”.