paramedicos
Se reduce la operación de las ambulancias ante la escasez de paramédicos en toda la Isla. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

La emigración, falta de licencias y bajos salarios han reducido la cantidad de paramédicos disponibles en la Isla, en momentos en que la Asociación de Hospitales de Puerto Rico ha expresado su preocupación por el incremento en hospitalizaciones – en las pasadas semanas – a consecuencia del covid-19.

Dicha situación ha impactado directamente las labores de las empresas privadas que brindan servicios de ambulancias, ya que carecen del personal esencial para atender y trasladar pacientes con padecimientos de gravedad a las diversas salas de emergencia en la Isla.

Esta situación, según los entrevistados, se agudizó luego del paso del huracán María cuando muchos de estos profesionales de la salud emigraron a Estados Unidos buscando mejores oportunidades de empleo, y ha empeorado con la falta de otorgamiento de licencias durante la pandemia de covid-19.

“La Junta Examinadora de Técnicos de Emergencias Médicas está inoperante hace seis o siete meses y hay escasez de paramédicos en el sector público y privado. No han dado los exámenes, ni el escrito ni el práctico, tampoco están dando licencias. Ni siquiera la provisional”, indicó José Quintero, presidente de la Asociación de Ambulancias Puertorriqueñas Inc.

La Asociación planifica pedir una amnistía para que los paramédicos que cumplan con los requisitos básicos puedan trabajar mientras logran aumentar la cantidad de este tipo de empleado licenciado.

“La situación está bien fuerte y es la misma en el área estatal, municipios, etc. Otro problema es que los planes médicos no pagan. Si lo hicieran pudiéramos tener a los paramédicos ganando entre $12.00 y $15.00 la hora. Ahora un técnico básico gana entre $8.00 y $8.50, y un paramédico entre $9.00 y $10.50”, comentó Quintero.

Con ello coincide el expresidente de la Asociación, Francisco Pereira, quien opinó que en Puerto Rico es muy difícil poder competir con los salarios que se ofrecen en Estados Unidos, por lo que entiende que las tarifas que se pagan en la Isla se deben revisar, ya que son de hace 30 años.

“El plan del gobierno les paga a las ambulancias $50.00, más $2.00 por milla, lo que es absurdo. Los planes privados pagan entre $80.00 y $167.00. Tenemos que pagar combustible, seguros y en algunos casos más de dos paramédicos por ambulancia, depende de la gravedad del paciente. Comparativamente con Estados Unidos, es como si nos pagaran un deducible por nuestros servicios. Lo que te dicen es ‘esto es lo que hay, lo coges o lo dejas’. Es muy difícil entrar a una negociación con los planes médicos. Trabajamos con pérdidas. Este es un problema que el gobierno no ha querido atender”, aseguró Pereira.

Según supo EL VOCERO, los paramédicos que han estado emigrando han abandonado la Isla para ganar entre $20.00 y $25.00 la hora en Estados Unidos, en estados como Florida. Los sueldos en Puerto Rico, comparativamente, son mucho más bajos que estos lugares y a esto se le suman los costos de entre $600.00 y $700.00 para renovar la licencia cada tres años.

Una fuente que no quiso revelar su nombre por miedo a represalias indicó que el pago de las aseguradoras es insuficiente y que el problema es que nadie quiere enfrentar a estas empresas.

“Tenemos que tener dos paramédicos en las ambulancias, más el riesgo y el alto costo de los equipos, por lo que no es negocio para nosotros y los planes médicos lo saben. El problema es que quién se mete con los planes médicos en Puerto Rico, hay muchos intereses envueltos. Yo no hablo porque si lo hago me cierran las puertas. Esto lleva cerca de 10 años y nadie se atreve a hablar”, dijo la fuente anónima que trabaja en una empresa de ambulancias.

Reaccionan las aseguradoras

Por su parte, la directora ejecutiva de la Asociación de Compañías de Seguros de Puerto Rico (ACODESE), Iraelia Pernas, sostuvo que, en términos generales, debe considerarse que el pago a los paramédicos no se realiza directamente, sino que los aseguradores contratan compañías dedicadas a esos servicios y son estas las que, a su vez, hacen el pago por servicios profesionales a los paramédicos.

“Las tarifas de servicios de salud en Puerto Rico no se pueden comparar con las tarifas en los Estados Unidos ya que el reembolso del Medicare (en Puerto Rico)es en promedio un 40% inferior a lo que recibe el estado con tarifas más bajas. Para equiparar en Puerto Rico esos pagos, se tendría que aumentar el costo de los planes médicos de forma dramática. El resultado sería que menos población podría adquirir un seguro médico”, apuntó Pernas.

 EL VOCERO intentó obtener una reacción del Departamento de Salud para que reaccionaran sobre la falta de otorgamiento de licencias a los paramédicos, pero al cierre de esta edición, no se obtuvo una respuesta.