Preparativos tormenta

Muchos consumidores fueron en busca de generadores eléctricos. >Brandon Cruz González/EL VOCERO.

En medio de los preparativos para la llegada de un sistema atmosférico con potencial de convertirse en una tormenta tropical, escasean algunos de los equipos y productos necesarios para asegurar el hogar y para generar energía durante una emergencia.

A finales de junio, EL VOCERO, reseñó la falta de disponibilidad de cisternas por la venta acelerada en establecimientos como Tanagua en Bayamón, Ferretería Maderas 3C en San Juan y Solar & Water Solutions en Guaynabo, quienes se han visto en la obligación de buscar suplidores fuera de Puerto Rico para poder suplir la demanda de clientes; un patrón que ha continuado por la carencia de materiales luego del “lock down” y la resiente sequía.

Desde el anuncio del inminente paso de una onda tropical, la gente salió a la calle a suplirse de todo lo necesario y muchos de los consumidores que no habían comprado sus generadores y cisternas, se quedaron sin adquirirlos por la falta de inventario.

“No hay cisternas en la Isla, se están comprando en Panamá y República Dominicana. Hace dos semanas que no tengo. Están escasos también los cables tensores, codos de PVC, tubos de electricidad, aluminio, bombas de cisternas, tuberías y las varillas; las que uno pide, llegan en un mes. Hoy no hay gran cosa en ventas, porque los mayoristas no tienen mercancía. Desde que comenzó la pandemia de Covid-19 nos quedamos sin nada. Llevo 33 años en esta industria y nunca había visto una escasez como esta, ni para George u Hortensia”, relató Edwin Pabón, propietario de Construrama en Vega Baja.

El comerciante aseguró que el movimiento en las ventas durante esta emergencia ha sido lento comparado con años anteriores y que la falta de productos también se debe a que una vez disponibles, se les venden a las grandes cadenas.

“Luego del anuncio de la posible tormenta llegaron muchos clientes, pero hoy miércoles no ha sido gran cosa. Otra situación es que las grandes cadenas como Home Depot acaparan la mayoría del volumen de productos. Antes de estar disponibles, ya han comprado la producción, les dan prioridad. Entonces los clientes van allí y encuentran de todo. Nosotros los pequeños negocios no podemos competir con eso y nos debilitan, mientras el gobierno no se da cuenta de eso. Hemos tenido que compartir productos con otros ferreteros y hemos visto hasta fábricas de marquesina para lograr tener los productos”, añadió Pabón.

Impuesto al inventario

El tema del impuesto al inventario también se mencionó en esta situación de emergencia, ya que sigue afectando la capacidad de almacenaje de los comerciantes, sobre todo en ventas masivas que son producto de emergencias repentinas.

“Las ventas actuales son mucho menores a las de años anteriores y hay falta de materiales desde la segunda fase del “lock down”. Los socios lo que me mencionan es el impuesto al inventario que afecta la capacidad de productos disponibles para su despacho. Ayer hubo un ‘boom’ de venta, pero hoy miércoles está lento. Desde marzo, cuando comenzó la pandemia de Covid-19, la gente se ha dedicado a construir y reparar sus hogares. Han visto las deficiencias en sus hogares y han estado sellando techos, cambiando puertas y comprando tuberías y cisternas. Ya se han preparado para la época de huracanes”, declaró Frank Jiménez, presidente entrante de la Asociación de Comerciantes en Materiales de Construcción.

Suplen la necesidad

Las empresas como True Value Puerto Rico, han logrado brindarles a sus clientes los materiales y artículos necesarios a través de su red de distribuidores locales e internacionales.

“Se están vendiendo cisternas, generadores, paneles, tensores, estufas, varetas de tormenteras, todo lo que tiene que ver con temporada de huracanes. Hemos podido suplir a nuestra clientela por ser parte de una gran cadena, por lo que tenemos una gama extensa de productos”, comentó Carlos Soto, presidente de True Value Puerto Rico.

El mismo panorama de ventas positivas experimentó la Ferretería Vanessa en Guaynabo, establecimiento que ha visto un marcado aumento en su clientela.

“Hoy las ventas han sido muy buenas. Se llevan tensores, amarres, tanques de gas. Las cisternas y generadores se acabaron, porque las ventas han sido constantes. Las bombas de cisternas se han vendido mucho. Recientemente compré un lote de 60 bombas y me quedan dos. La gente está siendo responsable y se está preparando, aunque venga solo agua”, indicó Vanessa García, propietaria de Ferretería Vanessa.

Sin embargo, las ventas han sido mucho más lentas que lo usual para esta temporada, para algunos comercios de San Juan y Bayamón.

“Esta vez no hay ajoro en las compras como cuando el huracán María. Ayer se movió, pero hoy es un día normal con poca fila. Han comprado baterías, gas, soga y cables. La gente está más preparada con sus plantas y tormenteras. Solo están comprando cosas de seguimiento”, explicó Félix Maisonet, gerente de la Ferretería Betances en Bayamón.

La venta de un día normal, sin ninguna tormenta o huracán, fue lo que experimentó la Ferretería Ace Maderas 3C en San Juan.

“Ayer estuvo lleno, pero hoy está flojo. La gente lo que busca son generadores y no tantos materiales de protección como paneles, nunca como las ventas de antes. Eso me ha sorprendido mucho. Creo que también la gente sigue reacia a salir por el virus, yo entiendo que eso es parte de la razón. De hecho, fui a echar gasolina y estaba todo demasiado tranquilo”, dijo Roberto Torres, gerente de Ferretería Ace Maderas 3C.

Abasto de combustible y alimentos

Sobre la venta y cantidad de gasolina disponible, Rafael Mercado, presidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina de Puerto Rico (ADGPR), aseguró que hay suficiente para enfrentar un fenómeno atmosférico.

“Las ventas se han movido entre 40% y 50% por encima de lo normal, hay algunas estaciones con filas, pero no como para huracanes como María. Se crea una demanda artificial que se estabiliza luego, porque la gente se queda uno o dos días en la casa con el tanque lleno. Tenemos abastos como para 25 y 30 días. Si se va la luz, entonces esperamos una avalancha de personas comprando gasolina para las plantas, pero si pasara hay suficiente”, comentó Mercado.

Por su parte, Iván Báez, presidente de la Asociación de Comercio al Detal, informó que el consumidor también se está preparando para abastecerse de alimentos.

“Las ventas están consistentes. Están comprando artículos de primera necesidad como agua, alimentos enlatados y gas propano. Desde el domingo y lunes, ha habido un incremento en las ventas, más de lo normal, pero con un patrón mucho más moderado que cuando venía María. Los sábados y lunes son los picos en el tráfico de ventas en la industria comercial al detal”, declaró Báez.