Coronavirus, Panemia, Covid19, Aguadilla, Aeropuerto
Hoy llega el primer vuelo de JetBlue a las 9:55 a.m. desde Orlando. > Fotos: Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

AGUADILLA — Con la reapertura del aeropuerto Rafael Hernández en Aguadilla y el aeropuerto Mercedita en Ponce, se reanimará la economía de los comercios locales de la zona oeste y sur, que se afectaron con la transferencia de los vuelos al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín (LMM) a causa de la pandemia que se declaró en marzo del pasado año.

En aquel momento, la entonces gobernadora Wanda Vázquez le solicitó a la administración de la Agencia Federal de Aviación (FAA) que transfiriera los vuelos comerciales desde estos aeropuertos hacia el LMM, para poder controlar y monitorear la entrada y salida de pasajeros a la Isla y frenar la propagación del covid-19 que ya comenzaba a afectar la población.

Según el director de la Autoridad de Puertos (AP), Joel A. Pizá Batiz, el aeropuerto de Aguadilla genera a la economía $1,500 millones en la zona oeste, con la creación de 1,000 empleos directos y 6,000 empleos indirectos.

Indicó que el aeropuerto Mercedita en Ponce produce más de $100 millones a la economía del sur. Puntualizó que hasta la semana pasada la AP ha tenido pérdidas globales de $33 millones por causa de la pandemia.

Con la llegada del primer vuelo de la aerolínea JetBlue hoy, a las 9:55 a.m. desde Orlando, se inician los vuelos comerciales en Aguadilla. Posteriormente, las aerolíneas Spirit y United reanudarán los servicios en Aguadilla. Al momento, solo JetBlue provee vuelos en el Mercedita.

“En Aguadilla, comienza a operar JetBlue. Luego el 15 de abril, comienza a operar Spirit y para mayo comienza a operar United. Así que ya para mediados de mayo tendremos las tres aerolíneas que operaban antes de la pandemia”, informó Pizá Batiz.

De acuerdo con el titular de Puertos, se espera que para junio haya un tránsito diario de viajeros de 500 a 700 personas en Aguadilla y un promedio diario de 300 viajantes en Ponce.

Para reiniciar las operaciones comerciales y atender al público en estos aeropuertos, la AP invirtió más de $100,000 en material desinfectante, cámaras infrarrojas y otro equipo.

En un recorrido de EL VOCERO por las instalaciones del aeropuerto de Aguadilla se observó que las cámaras infrarrojas ya están instaladas, hay carpas para atender al público en las afueras del terminal, y personal de JetBlue estaba trabajando en la mesa de atención al cliente.

Apuesta al turismo

Para el alcalde de Aguadilla, Julio Roldán Concepción, la reapertura del aeropuerto impulsará y reforzará la economía con la llegada de turistas a su pueblo.

“La economía se va a mover más con la reapertura del aeropuerto. Nuestro plan de turismo —que también hemos estado desarrollando— ahora cogería un nuevo impulso con el aeropuerto abierto. Y créeme que es un júbilo grande el que tenemos todos los aguadillanos”, sostuvo.

Coronavirus, Panemia, Covid19, Aguadilla, Aeropuerto
El comerciante José Hernández, dueño de Cafetería Verde Luz, se vio severamente afectado por el cierre del aeropuerto.

El cierre del aeropuerto fue un golpe a la economía del municipio debido a la poca captación en ingresos por el IVU y por los comercios que cerraron debido a la pandemia. El alcalde indicó que para atajar la situación, se ha otorgado a los nuevos comerciantes una exención en el pago de patentes durante los primeros dos años para que “puedan arrancar”.

Agridulce reapertura

El cierre de operaciones para vuelos comerciales en Aguadilla afectó a los comerciantes aledaños al aeropuerto y a los concesionarios que operan dentro de este. Para José Hernández González, dueño de Cafetería Verde Luz, es reconfortante el reinicio de las operaciones comerciales en el lugar, y relató las penurias por las que ha atravesado.

“Primeramente le damos las gracias a Dios porque nuevamente vamos a tener la oportunidad de poder reanudar las operaciones luego de completamente un año (cerrado), el cual no ha sido fácil para nosotros como pequeños comerciantes pasar todo ese tiempo sin realmente generar ningún tipo de ingreso”, sostuvo el comerciante.

Hernández González no ha podido pagar la renta que Puertos supuestamente le ha cobrado durante el año que el negocio estuvo cerrado. Indicó que las pérdidas por el cierre del mismo rondan los $150,000.

“Aquí toda la mercancía se perdió. ¡Toda la mercancía! Porque hubo un momento dado en que se decía que se iban a reanudar los vuelos, que el aeropuerto iba a abrir en el mes de junio, luego julio, luego para septiembre y así siguieron jugando hasta que la mercancía (…) hubo que decomisarla”, detalló.

El propietario de la cafetería sostuvo que no ha recibido ayuda de la AP. Agregó que está a la espera de reunirse con representantes de la agencia para renegociar la deuda porque, según asegura, siguen “facturando las rentas como si nosotros estuviéramos operando”.

A preguntas de EL VOCERO, el director de la AP informó que el tema del cobro de las rentas se llevó a la atención de la Junta de Directores de Puertos.

“Nosotros le llevamos (la situación) a la Junta de Directores de Puertos el año pasado y hubo una serie de descuentos y de reducción en la renta para ayudar a estos arrendatarios”, aseguró Pizá Batiz.

También sostuvo que la FAA, ahora bajo la administración del presidente Joe Biden, le otorgará a Puertos una partida de $8 millones para ayuda económica por concepto de rentas para los arrendatarios, entre otras asistencias.