autos

A pesar de que la industria automotriz en la Isla ha experimentado una baja general en su actividad económica, el segmento de autos de lujo ha logrado mantener estables sus ventas, aun cuando los demás segmentos han tenido una caída significativa como resultado de la pandemia de Covid-19.

El último reporte de ventas del Grupo Unido de Importadores de Automóviles (GUIA) —la organización que representa la industria automotriz en Puerto Rico— sostuvo que 2020 cerró con 95,019 unidades vendidas, lo que representó una reducción de 11,605 vehículos en comparación con el acumulado de 2019 o una caída aproximada de 11% en su actividad comercial.

No obstante, Ricardo García, presidente de GUIA, explicó a EL VOCERO que al final del año el segmento de lujo solo había perdido cerca del 5% de sus ventas en comparación con 2019, lo que a su juicio resulta positivo al contrastarlo con los resultados obtenidos por el resto de la industria.

“Este segmento demostró estar mejor posicionado que los demás. Tengo una industria que bajó un 11% al cierre del año y este segmento solo cayó en un 5%. Se puede decir que superó el desempeño del mercado”, acotó el ejecutivo.

García puso como ejemplo a las marcas europeas, que predominan en el segmento de lujo y que en conjunto vendieron 5,401 unidades en 2020, mientras que en 2019 el total fue de 5,691. De todas las marcas, el mejor rendimiento lo registraron Audi, Bentley, Lamborghini, Porsche, Volkswagen y Volvo.

“Los segmentos de lujo tienden a ser menos elásticos. Estas ventas no se impactan tanto porque el consumidor que tiene la capacidad financiera para comprar estos vehículos generalmente no se ve tan afectado por los cambios en los mercados. Al no tener esos factores, hace que el movimiento del segmento se comporte mejor”, agregó García.

Por otro lado, la marca coreana de lujo Genesis también registró un aumento en ventas durante la pandemia. A pesar de que su entrada al mercado puertorriqueño se dio en medio del trastoque comercial generado por el coronavirus, logró registrar un crecimiento en ventas de 165% a lo largo de 2020.

En agosto del pasado año, Genesis inauguró en Plaza Las Américas su primer concesionario en el País —de aproximadamente 20,000 pies cuadrados­— tras una inversión de $4.8 millones. Este es también el primero en Estados Unidos y el Caribe, pues Puerto Rico fue el segundo mercado —luego de Corea del Sur— donde la marca decidió expandir.

Hace unas semanas Pablo Martínez, principal oficial de operaciones de Genesis Puerto Rico, declaró a EL VOCERO que a pesar del complicado entorno económico, las ventas de la marca se han disparado significativamente y que estiman poder acaparar entre el 7% y 8% del mercado de autos de lujo en la Isla.