Carlos Flores Ortega

Carlos Flores Ortega, secretario del Departamento de Agricultura. 

Pese a que la producción agrícola del País se ha visto afectada por la racha de eventos que ha experimentado la Isla, el Departamento de Agricultura (DA) estima que ante la creciente demanda local los niveles se ubiquen en un 18% para el próximo verano y se reduzca la dependencia extranjera.

El titular de la agencia, Carlos Flores Ortega, explicó a EL VOCERO que el pasado año la producción agrícola se ubicó por primera vez sobre el 20% —superior a los niveles registrados antes del huracán María— pero que los terremotos que afectaron la región suroeste de la Isla y el cierre de los mercados agrícolas ocasionado por el coronavirus (Covid-19), evitaron que se mantuviera la tendencia positiva.

“Los huracanes nos llevaron a un 0% de producción y el 100% del consumo era importado… Habíamos comenzado a registrar un incremento en producción y exportaciones, pero los temblores nos dislocaron y ahora el coronavirus evita que nos recuperemos de ese impacto. Todos estos son elementos externos que han evitado alcanzar los números que queríamos”, señaló Flores.

Actualmente, las estadísticas de Agricultura muestran que la dependencia en la producción exterior está en 85%, mientras que la producción local está en el 15%. El plan agrícola de la agencia buscaba que al final del cuatrienio vigente —el próximo noviembre— la producción local hubiese aumentado al 30% y que el 10% de lo producido se exportara.

“Algo positivo dentro de todo lo negativo es que todos estos eventos han aumentado el patrocinio a la producción local y eso permite que la industria agrícola se mantenga activa. Eso nos permitirá volver a registrar un aumento para los meses de verano, donde se estima que alcance el 18%”, enfatizó Flores.

El secretario enfatizó que el aumento en producción se verá reflejado en las cosechas de piña, plátano, guineo, tomate, mangó, ñame, yautía, lechuga y repollo, entre otros productos. “Estos son renglones que —ante el alza en demanda— no están dando abasto y se les están dando incentivos para aumentar los cultivos. La meta del DA de duplicar la producción agrícola en ocho años, se va a adelantar”, acotó el funcionario.

Flores hizo hincapié en que se han sembrado más de mil cuerdas adicionales de mangó que todavía no han entrado en producción y que le permitirán a la Isla capitalizar en una industria agrícola de sobre $30 millones. “Ese dinero se queda aquí y por eso hay que buscar la manera de ampliar nuestra presencia en el mercado de exportación. Son inversiones grandes”, acotó el funcionario

En cuanto a la producción de carnes, Flores señaló que Puerto Rico tiene la capacidad de satisfacer la demanda anual e incrementar la exportación.

Según estima, en los próximos meses se aumentará el 10% en la producción de pollo, del que se consume cerca de 352 millones de libras anuales. Actualmente se producen en la Isla 73 millones de libras, las cuales representan un 20% del consumo total.

No obstante, en el caso de la carne de cerdo, se consumen anualmente 224 millones de libras, de las que se importan 216 millones y se producen 7.6 millones o un 3.4% del consumo total. Mientras, de carne de res se consumen 124 millones de libras anuales, de las cuales 114 millones son importadas y 11 millones -menos del 9%- son producidas localmente.

 Pese a la amplia dependencia de la producción extranjera que todavía se mantiene en la Isla, Flores aseguró que un disloque en la cadena de producción y distribución internacional a raíz del coronavirus no afectará los suministros en la Isla.

“Ante este panorama, los supermercados han asegurado producción local y los agricultores han estado trabajando para añadir actividad agrícola y están extremadamente regulados para seguir operando”, puntualizó.